sábado, 12 de diciembre de 2015

El Rey Midas del cine...


Compilado por Graciela Sepúlveda

Uno de los directores que más admiro es Steven Spielberg, porque nos ha dado muchas de las películas que han quedado en la historia del cine y nos ha ofrecido horas y horas de diversión y entretenimiento, y quien desde pequeño supo lo que quería hacer en su vida, él es un claro ejemplo que cuando de verdad queremos algo, lo podemos conseguir. Steven hizo todo lo que pudo para alcanzar su sueño, y lo logró, no fue fácil, pero gracias a su persistencia y audacia siguió el camino al éxito en el cual se ha sabido mantener, les platico sobre este gran director y productor…

Steven Allan Spielberg nació en Cincinnati, Ohio, Estados Unidos el 18 de diciembre de 1947. Fue el hijo mayor y único varón junto a tres hermanas, ellas y su mamá lo idolatraban, sin embargo, en la escuela era otra historia. No le interesaban mucho los estudios, sufría de bullying por ser judío, sus calificaciones eran regulares la mayor parte de las veces, y debido a que se cambiaban constantemente de ciudad, por el trabajo de su padre, un ingeniero workahólico (adicto al trabajo), no lograba establecer nexos con sus amigos.

La primera película que Steven recuerda haber visto en el cine fue “El Espectáculo más Grande del Mundo” (The Greatest Show on Earth) en 1952, a los cinco años, y que despertó en él un profundo interés por el cine. Cuando era niño, Steven comenzó a utilizar la cámara de cine de su familia. Comenzó a grabar viajes a campamentos y otros eventos familiares, pero pronto se sintió insatisfecho con esto. Entonces comenzó a filmar películas narrativas y trató de establecer tomas desde diferentes ángulos y con efectos especiales primitivos. Cuando tenía doce años filmó una película a partir de un guion y con un elenco de actores. Cada vez era más ambicioso en sus proyectos y desde entonces no ha dejado de filmar.

Cuando Steven tenía dieciséis años filmó una película de ciencia ficción que tituló “La Luz del Fuego”.(Firelight). Esta película duraba más de dos horas y tenía una compleja trama sobre un encuentro con aliens. Su padre rentó un cine local para mostrar la película. En una noche recuperó lo que le costó filmarla, $500 dlls.

Su vida cambió a los diecisiete años, la tarde en que participó en una visita a los Estudios Universal. Como siempre, el tour no pasaba por los lugares de rodaje, donde se desarrolla la verdadera actividad, de modo que Steven, teniendo en mente su objetivo de ver la filmación de una película, pasó a la acción, y se escabulló del grupo para observar a escondidas la filmación de una película. La aventura acabó en un cara a cara con el jefe del departamento de montaje de la Universal; la conversación duró una hora y su interlocutor mostró un vago interés por las actividades fílmicas de Steven. Para la mayoría de las personas, el relato habría terminado aquí.
Pero Steven no era como la mayoría de las personas. Sabía lo que quería. Había aprendido de su primera visita, de modo que cambió su planteamiento. Al día siguiente se puso un traje, se llevó el maletín de su padre (que no contenía más que un bocadillo y dos barras de caramelo) y se metió en los estudios como si formase parte del personal, pasando por delante de los guardias con la mayor naturalidad desde el primer día. Luego se hizo de una camioneta viejita y le colocó un rótulo —«Steven Spielberg, director»— hecho con letras adhesivas. De esta manera pasó todo el verano visitando a directores, guionistas y editores, moviéndose cerca de las fronteras del mundo en que deseaba entrar, mientras aprovechaba para observar y desarrollar su sentido de lo que da eficacia a una película.

Por otro lado, las pobres calificaciones de Steven le impidieron ingresar a la UCLA (University of Southern California) que era donde quería estudiar, sin embargo, pudo estudiar en California State College en Long Beach.

Y como les comenté al principio, nunca dejaba de filmar, y en 1968 escribió y dirigió un cortometraje llamado “Amblin” que en 1969 entró al Festival de Cine de Atlanta y además ganó un premio en el Festival de Cine de Venecia, y ya siendo un asiduo visitante de los Estudios Universal, les presentó su corto y ¡obtuvo un contrato de siete años para dirigir televisión! Después de firmar este contrato abandonó sus estudios, sin embargo, para él era muy importante tener su título de universidad, y lo logró 33 años después, licenciatura en cine y artes electrónicas. Actualmente Steven Spielberg usa el nombre de Amblin para su compañía productora.

En la Universal empezó dirigiendo capítulos de las series “Marcus Welby”, “Columbo” y dirigió a la leyenda del cine, Joan Crawford en un capítulo de la famosa serie “Galería Noctura”, al principio nadie creía en él al verlo tan jovencito, pero con el tiempo se ganó el respeto de todos al ver su profesionalismo y dedicación.

La primera película que Steven dirigió profesionalmente fue una película hecha originalmente para la televisión llamada “Duel” (Reto a Muerte). Se considera como una de las mejores películas que se han hecho para la televisión de Estados Unidos, tuvo tanto éxito que los productores facilitaron el rodaje de más secuencias para ampliar su metraje, con el fin de exhibirla en salas cinematográficas, yo me acuerdo haberla visto en el cine. Le tomó dieciséis días hacerla y su producción sólo costó $450,000 dlls. Su lanzamiento en el extranjero ganó más de $ 5millones de Dólares y la película ganó muchos premios, pero no pude encontrar el dato de cuanto ganó en total, que debe haber sido mucho más de esos 5 millones.

Después de este éxito le llovieron muchas ofertas a Steven Spielberg, pero no se dejó impresionar y se tomó un tiempo para desarrollar un proyecto propio, así fue como surgió “Loca evasión” (The Sugarland Express) que fue un éxito en cuanto a crítica, pero no comercialmente, sin embargo, esto impulsó la carrera de Spielberg hacia el éxito espectacular de “Tiburón” (Jaws). A pesar de que con Tiburón se fue al 100 por ciento por encima de su presupuesto de $3,5 millones, Spielberg se convirtió en el director favorito de Hollywood del momento ya que la película recaudó más de $60 millones de dlls. en su primer mes. La película fue muy popular tanto entre los críticos como entre el público. Spielberg estaba ahora en condiciones de hacer lo que quisiera. Se embarcó en una película cuyo tema le había obsesionado desde su infancia, el contacto con seres de otro planeta, y así surgió “Encuentros Cercanos del Tercer Tipo”.
Y le siguió la trilogía de “Indiana Jones”, por cierto que gracias a la segunda parte de esta serie fue que Spielberg pidió que se incluyera una nueva clasificación para las películas, PG13, que advierte a los padres de la presencia de violencia, lenguaje y desnudos, pero en un nivel o una intensidad que es más baja que la que se encuentra en una película para adultos. Recordamos también a “ET el Extraterrestre”, “El Color Púrpura”, “La Lista de Schindler”, “Jurassic Park”, “El Mundo Perdido”, “Regreso al Futuro” “Salvando al Soldado Ryan”, “Munich”, “Las Aventuras de Tin Tin”, “Lincoln” y muchísimas más, en algunas ha recibido buenas respuestas, en otras no, sin embargo, Steven Spielberg hace su trabajo porque le gusta, no para complacer a los críticos. Cuando se le preguntó qué cualidades tiene un buen director contestó: “Lo que hace a un buen director, más que nada, es sólo tener una buena imaginación. Si tienes una buena imaginación y te gusta contar historias, y sientes que puedes comunicar estos pensamientos a un montón de extraños, entonces tal vez deberías escribir o empezar a hacer películas de 8 mm”.

Steven Spielberg ha ganado premios en todos los festivales de cine, ha ganado varios premios Oscar, Golden Globes, Emmy, Bafta, también ha ganado medallas presidenciales, y muchos premios honorarios así como 5 doctorados honoris causa. Pero así como ha ganado para él dinero y reconocimientos, también desde muy joven comenzó su trabajo filantrópico, pero le gusta mantener un perfil bajo, y hace gran parte de su filantropía de forma anónima, por lo que es difícil de rastrear. Ha contribuido a una amplia gama de causas, sin embargo, sobre todo las causas judías (él es un judío practicante) y las cuestiones relacionadas con la salud.


Me quedé con muchas y muchas cosas que decir de este exitoso y gran director, productor, escritor y editor de cine, sin embargo me quedo con la gran lección que me deja, cuando quieres algo, tienes que ir tras él, no va a llegar solito, y nadie va a hacer nada para que lo alcances, solo tú y nadie más que tú lo puede lograr, y ¡claro que se puede!! Solo no te rindas y lucha, busca, toca, pregunta, cambia lo que se tenga que cambiar, y ten confianza en ti mismo, y cuando menos lo esperas, podrás ver tu sueño convertido en realidad tal como lo logró Steven Spielberg.