sábado, 30 de diciembre de 2017

Yo soy una emprendedora social...



Compilado por Graciela Sepúlveda

Hoy les compartimos la semblanza de una gran mujer, a quien el dolor por la pérdida de su hijo y de un bebé cuya madre no tuvo los recursos para que su hijito viviera, la hicieron dar un giro de 180 grados en su vida y buscar una solución a tanta mortalidad infantil en Cartagena, Colombia, muchas veces las grandes tragedias sacan lo mejor de nosotros, aquí les presentamos a Catalina Escobar…

Catalina Escobar nació en Bogotá, Colombia. Siendo aún todavía muy pequeña, Catalina traía niños de la calle y les festejaba los cumpleaños en el garaje de su casa. Les hacía sombreros con papel periódico y recolectaba las sorpresas que le daban en sus fiestas y se las entregaba. Siempre ha tenido una profunda necesidad de impedir la injusticia.

Catalina es graduada de Administración de Empresas de la Clark University en Estados Unidos en 1993. También cursó estudios en Europa y Japón (Kansai Gaidai University-Osaka) además de un Master en Bussiness Administration en el INALDE de Colombia. Se desempeñó por varios años en el sector financiero con gran éxito.

Cuando tenía 30 años se fue a vivir a Cartagena con su marido y sus dos hijos chiquitos. De inmediato la conmovió la pobreza de la ciudad y se propuso ayudar. Un día fue a dejar la ropa que ya no les quedaba a sus hijos a la Clínica de Maternidad Rafael Calvo, un hospital materno neonatal que atiende la mitad de los partos de la ciudad. Cuando conoció el hospital se aterró de su pobreza y se ofreció para ayudar, entonces comenzó a ir dos veces por semana. Tenían 2 incubadoras y 45 cunas con dos bebes durmiendo en cada cuna. Catalina comenzó a trabajar como una mano materna, cargando bebés, cambiándolos, observando y leyendo las historias clínicas.

Cuando su hijito Juan Felipe tenía un año y 4 meses su marido le dijo que debían volver a Bogotá. Entonces Catalina fue al hospital a despedirse y acomodó entre sus brazos a un bebé de 12 días de nacido que había llegado al hospital muy enfermo. Acababan de reanimarlo pero el bebé ya estaba muy grave pues su mamá no había conseguido los 60,000 pesos colombianos (30 dólares) que necesitaba para atender a su bebé. La criatura se murió en los brazos de Catalina y ella debió decirle a la mamá que su hijo había muerto. Lo único que la mujer decía era: “No alcancé a conseguir los recursos. No alcancé a conseguir los recursos”. Todavía con el bebé sin nombre en sus brazos, Catalina se dio cuenta que en ese momento ella tenía exactamente 60,000 pesos (30 dólares) pesos en su bolsa.

Cuatro días más tarde, el viernes 20 de octubre del año 2000, Catalina acababa de salir de su casa. La gente que le preparaba la mudanza dejó unas cajas junto al balcón donde vivían en el octavo piso, Juan Felipe, que aún no tenía año y medio, salió a la terraza, trepó por encima de las cajas y cayó al vacío. Juan Felipe murió debido a una contusión cerebral que le causó una hemorragia interna.

--Me quedo --le anunció a Guillo Gómez junior, su marido--. Aquí hay que hacer algo. Esto es un aviso de Dios dijo Catalina "No quería que ninguna madre sintiera el mismo dolor, así que actué".
--Nos quedamos --le contestó él.

Catalina renunció a su trabajo con una empresa americana de comercio. Vendió sus acciones de la misma empresa, recogió el dinero y se lo entregó a su marido diciéndole que ese sería el último aporte económico que le haría a su familia y se dedicaría por completo a la filantropía. En ese momento se llevaba a cabo el Desarrollo del Milenio, en el que los países pertenecientes a la ONU se reunieron para marcar ocho objetivos que deberán cumplirse para el final de 2015. Catalina se concentró en Mortalidad Infantil y Embarazo en Adolescentes. Comenzó a estudiar las cifras en Cartagena y notó que tenía la mortalidad más alta de todo el país, 69.7 muertes por 1,000 nacimientos, (en Estados Unidos es 6 por 1,000 nacimientos) y que doblaba la media nacional. Viajó entonces al Hospital de Anaheim, en California, que tiene la tasa más baja de mortalidad infantil en todo el hemisferio y comprendió que su éxito se basaba en tres cosas: Protocolos, equipos médicos y staff. Cogió esta ecuación y se la llevó para aplicarla en Cartagena.

Catalina inició la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, en honor de su hijo fallecido, que comenzó a funcionar en el año 2002. Ella asegura que los primeros 7 años de la operación fueron críticos, nadie daba un peso por ella. “Es que yo tampoco creería en una loca a la que se le acaba de morir un hijo” dice. Le preguntó entonces a su papá qué amigos suyos, presidentes de compañías, le debían favores, y así empezó. Catalina decidió que ninguna mujer podía perder a su hijo por no tener dinero, cualquiera que fuera la suma. En los seis primeros años bajaron la mortalidad infantil de Cartagena en un 80%. y han salvado las vidas de 3,282 bebés. “Ya me creen, ¡hace 10 años no me creían!” Catalina atiende partos de madres adolescentes, entra a las cirugías, opina como si fuera médico y regaña. “¡Es que estas niñas son bebés cargando bebés!”, pues se presentan embarazos desde los 12 años.

La atención a las madres es otro de los ejes fundamentales en los que se cimienta la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, "su segunda línea de actuación". "Cuando una joven queda embarazada pasa a ser considerada como basura de la sociedad. Nosotros les ayudamos a transformarse en motor de desarrollo", comenta Catalina. En esa línea, los más de 70 profesionales que trabajan en la fundación se encargan de "rescatar" de las calles a las adolescentes embarazadas y proporcionarles atención.

Reclutamos niñas para nuestro programa con el fin de ayudar a romper este ciclo de pobreza. Es exigente y no es fácil de conseguir ingresar. Las niñas deben estar embarazadas por primera vez, tener no más de 19 años, vivir en pobreza extrema, y saber leer y escribir. Les hacen un largo examen psicológico, porque sólo quieren niñas que sean lo suficientemente fuerte como para no abandonar los estudios. Ellas van a la fundación diariamente para el cuidado de su niño, darles habilidades para la vida, atención médica, educación y capacitación para el trabajo, sus bebés tienen asegurados 5 años de atención médica de todo a todo.

"Todo el proceso con ellas dura entre dos y cuatro años, hasta que puedan labrarse un futuro por sí mismas. Entran de una manera y salen necesariamente de otra", aclaró Catalina.

Para la empresaria colombiana, "en una sociedad machista como la de Cartagena es mucho más efectivo empoderar a una mujer que cambiar la mentalidad masculina".

"Al no tener acceso a la educación se les excluye socialmente y dedican su vida a tener hijos. En el momento en el que son conscientes de lo que valen y de que pueden hacer cosas por sí mismas se produce el cambio y no hay vuelta atrás", subrayó.

Bajo esas premisas, la Fundación ha conseguido que desde sus comienzos, el 92 por ciento de las jóvenes que han atendido "ahora mismo están estudiando o trabajando", y el 100 % de ellas mejoraron su situación económica, así como el 100% de ellas tienen un proyecto de vida definido.

Las jovencitas pueden terminar preparatoria ahí mismo, tomar clases de computación o aprender algún oficio como costura, belleza, cocina, o hacer joyería. Las adolescentes también fabrican y venden productos en la panadería del centro, lo que ayuda a financiar el programa, y la fundación ofrece microcréditos para ayudarlas a iniciar sus propios negocios. También les ayudan a las mamás a encontrar trabajo o les proveen becas que les permiten continuar su educación. Las jóvenes regresan al centro cada semana para que el equipo de Catalina pueda dar seguimiento a su progreso y asistirlas con cualquier problema. En dos a cuatro años Catalina espera que sus niñas sean proveedoras de sus familias y se encaminen a una mejor vida. Dos terceras partes que completan el programa han encontrado trabajo. Catalina cree que el cambio en la actitud es lo que ayuda a estas jóvenes madres a tener éxito a largo plazo. Para ella, cada niña que ayuda es una causa para celebrar.

También la Fundación Juanfe se ha preocupado por la prevención del embarazo en niñas y adolescentes, por lo que en el 2016 implementaron un programa para ello beneficiando a un total de 4,320 niñas, niños y adolescentes.

Catalina dice que su Fundación es igual a una empresa privada. “Yo soy una emprendedora social. Las fundaciones que trabajan con pobres piensan como pobres, y ese es un problema contra el cual yo peleo constantemente. Si tú a los pobres les entregas pobreza, se te devuelve la miseria. Pero si tú a los pobres les das lo mejor de tu talento, les entregas dignidad, reglas de juego claras y los respetas, se te revierte positivamente y se te multiplica”.

Catalina sostiene que a la pobreza no se la debe mirar desde arriba, se debe mirar de frente. En la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar, a diferencia de otras fundaciones, no pobretean la pobreza, al contrario, la dignifican.

En septiembre de 2011, la Fundación inauguró en Cartagena su nueva sede, El Complejo Social, un macro proyecto que permitió ampliar la capacidad instalada, la calidad de los servicios y el impacto generado en la ciudad. Este proyecto tiene 12,000 m2 entre aulas, cafetería, oficinas administrativas, talleres productivos, CIDI (Centro Integral de Desarrollo Infantil), centro médico, zonas verdes y estacionamientos.

Catalina Escobar ha recibido muchos reconocimientos por su destacada labor en el sector social. En su país fue reconocida como una de los 100 líderes más importantes de la sociedad, y por haber quedado entre las 10 finalistas, de entre 45,000, del concurso Héroe del 2012, del canal CNN, la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar se ganó 50,000 dólares.

El 29 de agosto del 2013, Catalina Escobar fue premiada como una de las Mejores Líderes de Colombia, en la ceremonia de premiación comentó que su modelo se replicará en Medellín, Colombia, en Panamá, en Chile y en México, en Panamá ya está en acción  pues ya se graduaron 10 adolescentes y otras 14 se encuentran estudiando, se espera pronto iniciar en Santiago de Chile y en Quintana Roo en México.

En mayo del 2015, Catalina ganó el premio “Emprededora Social del 2015” por el Foro Económico Mudial y la Fundación Schwab, premio que recibió en la Riviera Maya frente a 1,500 líderes de opinión, empresarios y gobernantes.

"Soy una apasionada de la fundación porque estamos viendo progreso.... Estamos cambiando la vida de estas chicas", dijo Catalina. "Me despierto cada mañana pensando: ¿Qué más puedo hacer para ayudarlas?"

Catalina Escobar, es una mujer de éxito, pues vive plenamente su vocación, encontró el sentido y propósito de su vida, y que gracias a su Fundación ha logrado romper los ciclos de pobreza a partir de la transformación social y del interior de las personas, que hasta la fecha ha salvado 3,282 niños de la muerte por falta de recursos, y que ha ayudado a más de 2,000, jovencitas embarazadas que vivían en condiciones infrahumanas, ella les dio dignidad, les dio atención y cariño y con todo eso ha transformado y seguirá transformando la sociedad colombiana y muchas sociedades más donde se replique su modelo. Una mujer que pasó de ser exitosa a nivel comercial, a ser mucho más exitosa a nivel humano y de servicio a los demás, lo que le ha dado una felicidad y realización que nunca había imaginado. Bien por ella y por todos los que la ayudan con este maravilloso proyecto de vida.

Puedes conocer más de esta maravillosa fundación en: https://juanfe.org/https://juanfe.org/  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario