¡Qué todos vean!


Dr. Sanduk Ruit

Compilado por Graciela Sepúlveda

Uno de los más maravillosos sentidos que tenemos y que personalmente disfruto muchísimo, es la vista, es un gran privilegio tenerla, disfrutarla y agradecerla cada día, sin embargo, la Organización Mundial de la Salud estima que 39 millones de personas están ciegas en todo el mundo, de ellas, alrededor del 90% vive en lugares de bajos recursos y 80% de ellos sufren de ceguera que puede ser evitada o curada, pero, tristemente, por falta de recursos deben continuar ciegos el resto de sus vidas. Afortunadamente hay personas como el Dr. Sanduk Ruit, que dedica todos los días a operar y operar y operar a miles de personas en estas condiciones y les regresa la tan ansiada visión, les comparto su maravillosa historia…

Sanduk Ruit nació el 4 de septiembre de 1954 en Olangchungola, Nepal, una remota aldea en el este de Nepal, un país rodeado por India y China. Durante su infancia los aldeanos subsistían con muy poca agricultura, ganadería a pequeña escala (sobre todo yaks y cabras), y pequeño comercio. El pueblo no tenía electricidad, y la escuela más cercana estaba a unos once días a pie. La gente vivía en pequeñas viviendas de madera y de barro, y sufrían de intenso frío pues la nieve cubría la aldea entre ocho y nueve meses al año.

El papá de Sanduk era una persona determinada que decidió desde el principio que iba a dar a sus hijos una educación. Por cerca de cuatro años, hasta que Sanduk tuvo siete años, recibió sus primeras clases de alfabetización, en Inglés y Nepalí, tuteladas por una persona que iba a su casa una o dos veces a la semana.

En 1961, cuando Sanduk tenía siete años, su padre lo llevó a una escuela misionera jesuita llamada Escuela de San Roberto en Darjeeling, una antigua ciudad en el estado indio de Bengala Occidental. Darjeeling estaban a unos doce días de camino, Sanduk recuerda noches durmiendo en cuevas y que subían y bajaban montañas escarpadas a lo largo del viaje a Darjeeling. Su estancia en San Roberto duraría siete años. Él recuerda este tiempo como de mucha soledad, pues fue separado de su familia: su padre solo lo pudo visitar una vez al año, y en los años que estuvo en San Roberto, visitó su pueblo sólo cinco veces.

En 1968, regresó a Nepal, Katmandú donde completó su educación media. Sanduk quería ser un “viajero” e ir a lugares remotos y conocer gente, pero la tragedia de la muerte de su hermana por tuberculosis, cuando él tenía 17 años, lo hizo cambiar de parecer y quiso ser médico para ayudar a los enfermos. En 1972 ganó una beca para la más prestigiosa escuela de medicina de India “King George Medical College”, de ahí en adelante dedicaría su vida totalmente a la práctica de la medicina.

La ceguera era un problema importante en Nepal y las cataratas son la causa más común de ceguera en todo el mundo, y la región del Himalaya tiene el índice más alto reportado de ceguera por catarata que cualquier parte del mundo. La razón de esta alta incidencia es desconocida, pero los investigadores sospechan de la genética, la dieta y la radiación ultravioleta intensa por la gran altura. El problema se agrava por la falta de servicios de oftalmología y personal médico capacitado en la región.

Sanduk valoró el hecho de que la ceguera no era sólo un problema médico simple. Sus ramificaciones emocionales y económicas afectaban a los individuos, las familias y las comunidades. Significaba, comenta Sanduk, "una esperanza de vida más corta, la disminución de los ingresos, la disminución del empleo, la disminución de la posición social, y un aumento en la carga de la familia."

La decisión de Sanduk de especializarse en oftalmología salió de su participación en la Encuesta Nacional de la Ceguera. Recuerda, en particular, su experiencia ayudando en una misión quirúrgica en el oeste de Nepal en 1979, durante la cual vio una larga fila de pacientes en espera de ser atendidos. La experiencia lo impresionó mucho sobre la gravedad del problema de la ceguera y se dio cuenta de que muchas vidas se podían cambiar si se tenía la experiencia y el equipo adecuado, y que un pequeño esfuerzo podría tener un impacto enorme en la vida de la población rural pobre.

En 1980, conoció al Dr. Fred Hollows, quien se convirtió en su mentor y lo ayudó a tener un objetivo muy claro en su vida: la restauración de la vista a personas que eran innecesariamente ciegas. Ellos tenían la convicción de que todas las personas con ceguera tratable tenían derecho a la restauración de su vista, y que las personas en los países en desarrollo merecían tener acceso a la misma calidad en atención y tecnología que la gente en el mundo desarrollado, y compartieron juntos una visión ambiciosa: la eliminación de la ceguera evitable en la región del Himalaya.

En 1986, el Dr. Sanduk Ruit estudió con el Dr. Hollows durante 14 meses en el hospital Príncipe of Wales en Sydney, Australia, donde aprendieron la última técnica en micro cirugía de cataratas usando lentes intraoculares implantados. Y el Dr. Ruit llevó sus conocimientos a los más pobres entre los pobres.

En julio de 1992 el Dr. Sanduk Ruit fundó el “Tilganga Eye Centre” para apoyar la prevención y control de la ceguera en Nepal, él es el espíritu que mueve esta institución que ha tratado más de un millón de personas desde su creación. Al principio el Dr. Ruit estaba casi solo en la realización de las cirugías de cataratas con el método moderno, pero en 2002 se hacían más de cien mil cirugías anuales en el país y el 97 por ciento de ellas utilizaban los métodos modernos. Las cirugías se realizan tanto en el Eye Centre como en las regiones más remotas de Nepal donde se instalan campamentos para restaurar la vista a miles de ciegos.

En 1996, el Dr. Ruit y su equipo desarrollaron una forma sin sutura de la cirugía de cataratas que permite operaciones seguras, de gran volumen y de bajo presupuesto. La novedad fue anunciada en todo el mundo y ahora es ampliamente utilizada.

El Dr. Ruit trabaja muy duro. Es un cirujano magistral que puede llevar a cabo decenas de operaciones de cataratas sin defectos en los campamentos de ojos a través de una jornada de trabajo de doce horas. Una vez realizó 101 cirugías en un día, que es un récord mundial no oficial. El Dr. Ruit insiste en estándares altos para todos, y siempre eleva el nivel de su propia obra, una actitud que le ha ganado el respeto de todos los que trabajan con él, tiene el mismo cuidado y el amor en la cirugía de los más pobres de los pobres como con los más altos VIP.

El éxito del Dr. Ruit, sin embargo, va más allá de sus conocimientos técnicos y científicos, este radica en la forma en que ha dedicado su profesión y su vida al servicio de los que tienen hasta ahora poco acceso a los beneficios de la medicina moderna. Dedica mucho tiempo a enseñar y entrenar a otras personas a hacer el tipo de trabajo que está haciendo. Hay mucha gente que el Dr. Ruit ha enseñado y ahora ellos están enseñando a otros.

El Dr. Ruit es una parte importante de la historia, pues ha hecho de Nepal un país autosuficiente con su campaña de prevención de la ceguera y su erradicación, y un modelo en este campo para el mundo en desarrollo.

Hoy en día, el Dr. Ruit todavía va al campo para realizar campamentos y talleres de ojos, realiza cirugías dentro y fuera del Centro de Ojos Tilganga, y sigue siendo entusiasta sobre la búsqueda de formas de mejorar los procesos y las técnicas quirúrgicas para que los beneficios de la medicina moderna se puedan traer a más gente, especialmente los pobres. La escena en uno de estos campamentos oculares en las llanuras de Nepal, cerca de la frontera con la India se asemeja a un campo de refugiados ordenado. Tiendas masivas llenas de tarimas de madera, mantas y unos 300 pacientes y familiares cubren una gran sección del césped. Mujeres revuelven calderos gigantes de lentejas, arroz y verduras sobre fogatas exteriores, proporcionando a los pacientes con tres comidas. Los autobuses están constantemente llegando con más personas necesitadas. Nadie paga nada, y el costo total es de $25 dlls. por la cirugía. Eso es $ 12,750 dlls por los 510 pacientes de ese día, igual a sólo tres o cuatro cirugías en los EE.UU. Los costos se mantienen bajos por el uso de lentes fabricados en Tilganga Eye Center del Dr. Ruit en Katmandú, estos campamentos oculares remotos se mantienen a través de donaciones y cuotas de pacientes nepaleses más ricos que buscan la cirugía.

El Dr Sanduk Ruit vive en Katmandú con su esposa, un hijo y dos hijas. Fuera de su práctica médica, sus pasatiempos son modestos: bádminton, senderismo, leer y ver películas de aventuras.

A pesar de que ha recibido numerosos honores, él sigue siendo de voz suave y modesto. Su comportamiento tranquilo, sin embargo, enmascara una voluntad de hierro. Él atribuye su ecuanimidad frente a un desafío de enormes proporciones a los rigores de sus primeros años. Él dice: "Uno de los hechos de la vida es que cuando usted crece en extrema necesidad, se tiende a explorar y luchar. Mi vida siempre ha sido así”.

El Dr. Sanduk Ruit, un admirable hombre de éxito, que pudiendo haber pasado su vida operando en hospitales de lujo, amasando una gran fortuna, decidió regresar la vista a los que no tenían ninguna oportunidad, y con ello cambiar completamente sus vidas, mejorándolas en todos los aspectos, además de compartir sus conocimientos con muchos más para que su obra se siga extendiendo como hasta ahora a muchos más paises. El Dr. Ruit comenta: “El Dr Hollows fue un gran profesor. Yo estaría en un lugar muy diferente si no lo hubiera conocido, habría ganado un montón de dinero, pero habría sido aburrido. Mi vida ahora está completamente llena”.

En el 2011 se hizo un documental sobre esta extraordinaria obra del Dr. Ruit, “Out of the Darkness” les dejo la liga para que vean los cortos: 





No hay comentarios.:

Publicar un comentario