lunes, 24 de abril de 2017

El deseo es el motor del éxito… / Desire is the engine of success…

“Hay una llave que, si se usa y se entiende correctamente, asegurará el éxito de cualquier cosa que emprendamos, la clave es el deseo.
Si estamos dispuestos a pagar el precio – incluso hasta nuestras circunstancias cambian.
Si queremos algo intensamente, podemos estar seguros de conseguirlo. Si tenemos el deseo, tenemos el poder.”

“There is a key which, if properly used and understood, will ensure the success of any endeavor—the key is desire. If we are willing to pay any price—even our circumstances change. If we want something badly enough, we are sure to get it. If we have the desire, we have the power.”

Wynn Davis

Wynn Davis es el autor de la compilación The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.


Wynn Davis is the author of the compilation The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

domingo, 23 de abril de 2017

¿Para qué “día muy especial” estamos guardando?... / What Special Someday Are We Saving For?...

Tenemos una historia que contarte…
We have a story to tell...
(Please read this story below the Spanish story)


¿Para qué “día muy especial” estamos guardando?...

Mi cuñado abrió el cajón de más abajo de la cómoda de mi hermana y sacó un paquete envuelto en una gasa.

"Esto", dijo él, "no es un fondo. Es lencería."...

Desechó la gasa y me dio la prenda. Era exquisita: de seda, hecha a mano y adornada con un moño de encaje. La etiqueta del precio que marcaba una cifra astronómica seguía atada al fondo.

"Jan compró esto la primera vez que fuimos a Nueva York, hace por lo menos unos ocho o nueve años. Ella nunca lo usó. Lo estaba guardando para una ocasión especial. Bueno, supongo que esta es la ocasión".

Tomó el fondo de mis manos y la puso en la cama con la demás ropa que llevaríamos a la funeraria. Sus manos acariciaron largamente la prenda. Luego cerró de golpe el cajón y se volvió hacia mí.

"Nunca guardes nada para una ocasión especial. Cada día que estás vivo es una ocasión especial."

Recordé esas palabras durante el funeral y los días siguientes, cuando le ayudé a él y a mi sobrina a atender a todas las tristes tareas que siguen a una muerte inesperada. Pensé en ellos en el avión durante el regreso a California desde la ciudad del medio oeste donde vive la familia de mi hermana. Pensé en todas las cosas que ella no había visto o escuchado o hecho. Pensé en las cosas que había hecho sin darse cuenta de que eran especiales.

Todavía estoy pensando en lo que me dijo mi cuñado, y ha cambiado mi vida. Estoy leyendo más y limpiando el polvo menos. Me siento en la terraza y admiro la vista sin quejarme de la maleza en el jardín. Estoy pasando más tiempo con mi familia y amigos y menos tiempo en las reuniones del comité.

Siempre que sea posible, la vida debe ser un modelo de experiencias para disfrutar, no para soportar. Estoy tratando de distinguir esos momentos ahora y compartirlos.

Ya no estoy "guardando" nada, usamos nuestra vajilla de porcelana y cristal para cada evento especial - como rebajar un kilo; que logramos destapar el fregadero o el primer retoño de una camelia.

Me pongo mi saco elegante para el supermercado si me da la gana. Mi teoría es que si luzco próspera, puedo gastarme $28.49 Dls. en una pequeña bolsa de víveres, sin un gesto de dolor.

No voy a guardar mi perfume fino para las fiestas especiales; los empleados en las tiendas de herramientas y los cajeros de los bancos tienen narices que funcionan tan bien como las de mis amigos en las fiestas a que voy-.

"Algún día" y "uno de estos días" están peleando una batalla perdida para quedarse en mi vocabulario. Si vale la pena verlo, escucharlo o hacerlo, quiero ver y escuchar y hacerlo ahora.

No estoy segura de lo que mi hermana hubiera hecho si hubiera sabido que ella no estaría aquí para el mañana que todos damos como un hecho. Creo que hubiera llamado a los miembros de la familia y a algunos amigos cercanos.
Tal vez habría llamado a viejos amigos para disculparse y hacer las paces por antiguas rencillas. Me gusta pensar que habría ido a un restaurante de comida china, su comida favorita. Supongo - nunca se sabe.

Son esas pequeñas cosas que dejé de hacer lo que me haría enojar si supiera que mis horas están contadas. Enojada porque pospuse ver a buenos amigos con quienes me iba a poner en contacto - algún día. Enojada porque no he escrito algunas cartas que tenía la intención de escribir -uno de estos días-. Enojada y triste porque no les dije a mi esposo e hija con la suficiente frecuencia lo mucho que realmente les amo.

Estoy haciendo un gran esfuerzo para no posponer, frenar o guardar nada que añadiría risa y esplendor a nuestras vidas.
Y cada mañana cuando abro los ojos me digo que esta es una ocasión especial.

Cada día, cada minuto, cada respiro es verdaderamente... un regalo de Dios.

Por Ann Wells (Los Angeles Times) Abril de 1985

Ann Wells escribió este relato un par de años después que su hermana murió inesperadamente, y varios años antes de que ella perdiera a su marido. Su trabajo de alguna manera se abrió paso en la Internet, donde se desplaza por los correos y las cadenas por email, es reenviada constantemente, y ha pasado a llamarse "Una historia para vivir." Wells, una secretaria jubilada y freelance ocasional, se sorprendió de que el ensayo, publicado originalmente en el “Los Angeles Times” en abril de 1985, ha volado como relámpago a través del ciberespacio. Ella ni siquiera tiene correo electrónico. "Estoy tan sorprendida como cualquiera", dijo Wells.

Publicada originalmente en Internet en Insight Of The Day de Bob Proctor

Adaptación al Español: Graciela Sepúlveda y Andrés Bermea

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - 

Here the English version…


What Special Someday Are We Saving For?...

My brother-in-law opened the bottom drawer of my sister's bureau and lifted out a tissue-wrapped package.

"This," he said, "is not a slip. This is lingerie."

He discarded the tissue and handed me the slip. It was exquisite: silk, handmade and trimmed with a cobweb of lace. The price tag with an astronomical figure on it was still attached.

"Jan bought this the first time we went to New York, at least eight or nine years ago. She never wore it. She was saving it for a special occasion. Well, I guess this is the occasion."

He took the slip from me and put it on the bed with the other clothes we were taking to the mortician. His hands lingered on the soft material for a moment. Then he slammed the drawer shut and turned to me.

"Don't ever save anything for a special occasion. Every day you're alive is a special occasion."

I remembered those words through the funeral and the days that followed when I helped him and my niece attend to all the sad chores that follow an unexpected death. I thought about them on the plane returning to California from the Midwestern town where my sister's family lives. I thought about all the things that she hadn't seen or heard or done. I thought about the things that she had done without realizing that they were special.

I'm still thinking about his words, and they've changed my life. I'm reading more and dusting less. I'm sitting on the deck and admiring the view without fussing about the weeds in the garden. I'm spending more time with my family and friends and less time in committee meetings.

Whenever possible, life should be a pattern of experiences to savor, not endure. I'm trying to recognize these moments now and cherish them.

I'm not "saving" anything; we use our good china and crystal for every special event--such as losing a pound, getting the sink unstopped, the first camellia blossom.
I wear my good blazer to the market if I feel like it. My theory is if I look prosperous, I can shell out $28.49 for a small bag of groceries without wincing.

I'm not saving my good perfume for special parties; clerks in hardware stores and tellers in banks have noses that function as well as my party-going friends.

"Someday" and "one of these days" are fighting a losing battle to stay in my vocabulary. If it's worth seeing or hearing or doing, I want to see and hear and do it now.

I'm not sure what my sister would have done had she known that she wouldn't be here for the tomorrow we all take for granted. I think she would have called family members and a few close friends. She might have called a few former friends to apologize and mend fences for past squabbles. I like to think she would have gone out for a Chinese dinner, her favorite food. I'm guessing--I'll never know.

It's those little things left undone that would make me angry if I knew that my hours were limited. Angry because I put off seeing good friends whom I was going to get in touch with--someday. Angry because I hadn't written certain letters that I intended to write--one of these days. Angry and sorry that I didn't tell my husband and daughter often enough how much I truly love them.

I'm trying very hard not to put off, hold back or save anything that would add laughter and luster to our lives.
And every morning when I open my eyes I tell myself that this is a special occasion.

Every day, every minute, every breath truly is...a gift from God.

By Ann Wells (Los Angeles Times) April 1985

Ann Wells penned the column a couple of years after her sister unexpectedly died, and several years before she would lose her husband. Her work somehow made its way to the Internet, where it moves by email and chain letters, compliments of the forward button, and has been renamed "A Story to Live By." Wells, a retired secretary and occasional freelancer, was stunned that the essay, first published in The Los Angeles Times in April 1985, has been zipping through cyberspace. She doesn't even have email. "I'm as surprised as anyone," Wells said.

Originally published on Insight Of The Day from Bob Proctor
  

sábado, 22 de abril de 2017

El capitalista consciente




Compilado por Graciela Sepúlveda

John Mackey es uno de los empresarios texanos más respetados de la actualidad. Su cadena de supermercados de productos orgánicos Whole Foods Market vale 17 mil millones de dólares y tiene 365 locales en todo Estados Unidos, sin embargo, Mackey no lo planeó así y de joven era un pacífico hippie que estudiaba Filosofía y Religión en la Universidad de Texas en Austin y en la Universidad Trinity, veamos como sucedió todo…

John Mackey nació el 15 de agosto de 1953 en Houston, Texas, en Estados Unidos."Yo no crecí comiendo una dieta saludable. Crecí comiendo una dieta americana estándar,  alimentos procesados, muchas hamburguesas y papas fritas. Era muy quisquilloso. No comía verduras cuando era niño” comenta John sobre su infancia, sin embargo todo empezó a cambiar  cuando se mudó a trabajar en una cooperativa vegetariana. En ese momento no era vegetariano aún, pero fue el comienzo de un despertar de su conciencia alimentaria. Aprendió a cocinar y aprendió acerca de los alimentos naturales y orgánicos.

Pero John se sintió frustrado con las cooperativas ya que parecían más interesadas en ver a quien podían boicotear. Así que se le ocurrió un día la idea de que tal vez podría poner su propia tienda.

En 1978, John Mackey dejó la Universidad y junto con su novia René Lawson pidieron prestados $45,000 dólares a familiares y amigos para abrir una pequeña tienda de alimentos naturales llamado SaferWay en Austin, Texas, Estados Unidos. Cuando la pareja fue desalojada de su apartamento por el almacenamiento de productos alimenticios en el mismo, decidieron vivir en la tienda, pero como era en una zona para uso comercial, no había regadera, así que lo único que les quedaba era bañarse con una manguera de agua junto a su lavavajillas.

Ya dentro del negocio John comenta que se convirtió en uno de los chicos malos, era un hombre de negocios codicioso, estaban perdiendo dinero, no se pagaban nada a ellos mismos, los clientes querían los precios más bajos y los miembros del equipo pensaban que los salarios eran demasiado bajos, entonces Mackey pensó en un tipo diferente de negocio, uno que se preocupara más por sus empleados.

Dos años más tarde, en 1980, John Mackey se asoció con Craig Weller y Mark Skiles y fusionaron SaferWay con su Clarksville Natural Grocery, dando lugar a la apertura de Whole Foods Market, el 20 de septiembre de 1980. Con 1,160 m2 y con 19 empleados, la tienda era bastante grande en comparación con el estándar de las tiendas de alimentos saludables de la época. Fue un éxito inmediato. En ese momento, había menos de 6 supermercados de alimentos naturales en los Estados Unidos.

El siguiente Memorial Day, el 25 de mayo de 1981, la inundación más dañina en 70 años devastó Austin. El Inventario de Whole Foods se arruinó, y la mayoría de los equipos se dañó. La pérdida fue de aproximadamente $ 400,000 dólares, Whole Foods Market no tenía seguro. Los clientes y los vecinos se unieron voluntariamente al personal para reparar y limpiar el daño. Los acreedores, proveedores e inversionistas les dieron un respiro para ponerse de pie nuevamente, Whole Food Market volvió a abrir sólo 28 días después de la inundación.

"La inundación me enseñó acerca de las partes interesadas", dijo. "Los clientes ayudaron a limpiar la tienda. Los empleados trabajaron durante todo el día de forma gratuita."

Fue en ese momento en que John Mackey aprendió que el negocio se trata de las relaciones y el cuidado de los empleados.

Fue el comienzo de su camino a hacer un "capitalismo consciente". Es el título de su libro, “Conscious Capitalism: Liberating the Heroic Spirit of Business” donde Mackey anima a las empresas a mirar más allá de los beneficios. Escribió también otro libro “Be the Solution: How Entrepreneurs and Conscious Capitalists Can Solve All the Worlds Problems” (Sé la solución: cómo los empresarios y capitalistas conscientes pueden resolver todos los problemas del mundo).

"Cada negocio tiene un potencial de tener un propósito más elevado, además de hacer dinero", dijo Mackey.

"Miembros felices del equipo dan como resultado clientes satisfechos... esto resulta en inversionistas contentos, entonces el negocio florece y es un éxito", dice.

El capitalismo con compasión que permite la innovación y la creatividad.

En 1984 Whole Food Market inició su expansión fuera de Austin, iniciando en Houston y Dallas, y de ahí en adelante nada los detuvo, en el 2002 entraron a Canadá y en el 2004 al Reino Unido, hasta llegar a las 365 tiendas que son actualmente.

Mientras que Jonh Mackey dedica su carrera a ayudar a los compradores a satisfacer su estilo de vida con alimentos naturales y orgánicos de alta calidad, también ha sido reconocida su manera más consciente de hacer negocios ya que durante 17 años consecutivos, la revista FORTUNE ha incluido Whole Foods Market en sus "100 mejores compañías para las cuales trabajar", esto es por las prestaciones que ofrece a sus trabajadores, así como por sus salarios y ambiente laboral,  Whole Foods Market es la quinta mejor empresa texana para trabajar de acuerdo también con Fortune.

Mackey ha sido el visionario para muchos programas exitosos en el corazón de Whole Foods Market. Fundó “Whole Planet Foundation” para ayudar a acabar con la pobreza en los países en desarrollo; puso en marcha el “Programa de Préstamos al Productor Local” para ayudar a los agricultores locales y los productores de alimentos a expandir sus negocios, se creó la “Asociación Animal Global” para establecer normas para el tratamiento más humano a los animales de granja, y sentó las bases para la iniciativa de la compañía “La Salud Comienza Aquí”, que fomenta la salud y el bienestar de los clientes y miembros del equipo que trabaja en Whole Food Market.

Ha sido reconocido por su trabajo en los últimos años al ser nombrado el “Empresario del Año” por Ernst & Young, "Mejor CEO de América" por el Institutional Investor, “Mejor CEO del mundo” por Barron´s, "CEO del Año" de MarketWatch, "Empresario del Año" de Fortune, y de Esquire el "CEO más inspirador", entre muchos otros.

En 2006, Mackey anunció que reduciría su salario a $ 1 dólar al año, que donaría su cartera de acciones a la caridad, y establecería un fondo de emergencia de $100,000 dólares para cuando sus empleados enfrentaran problemas personales. John escribió en ese mismo año: "Ahora tengo 53 años y he llegado a un lugar en mi vida donde ya no quiero trabajar por dinero, sino simplemente por el placer del trabajo en sí mismo y para responder mejor a la llamada al servicio que siento tan claramente en mi corazón”.

Instituyó también límites en los pagos a ejecutivos de la compañía.

John Mackey, un empresario exitoso que ha logrado tener una empresa multimillonaria, con clientes, empleados e inversionistas felices, logrando con esto un mejor entorno y una mejor salud para los que se acercan a sus tiendas, donde encuentran todo lo necesario para lograrlo.


Cuando uno trabaja por el gusto de hacer lo que hace más que por el dinero, el dinero como quiera acaba llegando.

viernes, 21 de abril de 2017

Las buenas intenciones… / Good intentions...

“Hay cosas que nos gustaría hacer, algunas cosas soñamos con hacerlas, otras incluso intentamos hacerlas, otras más DEBERÍAMOS hacerlas pero… ¿Las hacemos?... Las buenas intenciones no son suficientes. La intención sin la acción NO sirve para nada. Así que como dijo Aquél: “Levántate y anda…” y ve a hacer eso que quieres o debes hacer.”

“There are things we would like to do, some things we dream about doing them, others we even try to do them, others we SHOULD do them but ... Do we do them? ... Good intentions are not enough. Intent without action is of no use. So as He said: "Get up and walk ..." and go to do that which you want or ought to do.”

Andrés Bermea

Andrés Bermea (Diciembre 9 de 1952) Monterrey, NL, México. Conferencista; Blogger; Periodista, Reportero internacional, Productor y Conductor de televisión y radio.

Andrés Bermea (December 9 de 1952) Monterrey, NL, Mexico. Speaker; Blogger; Journalist, International reporter, producer and host (anchor) of television and radio shows.

jueves, 20 de abril de 2017

Somos más de lo que creemos ser… / We are more than what we think...

“Todos poseemos más energía y mayores posibilidades de las que creemos, y la visualización es uno de los más grandes de estos poderes.”

“We all possess more power and greater possibilities than we realize, and visualizing is one of the greatest of these powers.”


Genevieve Behrend (nacida en 1881 en París, fallecida en 1960 en Estados Unidos) fue un autora de origen francés y maestra de la Ciencia Mental, una nueva disciplina de pensamiento creado por Thomas Troward.

Genevieve Behrend (born 1881 in Paris, died 1960 in America) was a French-born author and teacher of Mental Science, a New Thought discipline created by Thomas Troward.

miércoles, 19 de abril de 2017

¿Sabes en qué estás pensando? / Do you know what you're thinking?

“Los pensamientos de duda y temor son la vía segura y rápida para el fracaso. Pensar con un propósito, sentir la alegría de saber que lo tienes, tener la determinación de seguirlo y la voluntad para alcanzarlo, es el camino que te lleva invariablemente al éxito.”

“Thoughts of doubt and fear are the sure and fast way to failure. Thinking with a purpose, feeling the joy of knowing that you have it, having the determination to follow it and the will to reach it, is the way that invariably leads you to success.”

Andrés Bermea

Andrés Bermea (Diciembre 9 de 1952) Monterrey, NL, México. Conferencista; Blogger; Periodista, Reportero internacional, Productor y Conductor de televisión y radio.

Andrés Bermea (December 9 de 1952) Monterrey, NL, Mexico. Speaker; Blogger; Journalist, International reporter, producer and host (anchor) of television and radio shows.

martes, 18 de abril de 2017

Debes tener al menos un ideal… / You must have at least one ideal…

“Los ideales son como las estrellas: no podrás alcanzarlos con tus manos, pero al igual que el marinero en las desoladas aguas del océano, los eliges como tus guías, y siguiéndoles, alcanzarás tu destino.

“Ideals are like stars: you will not succeed in touching them with your hands, but like the seafaring man on the ocean desert of waters, you choose them as your guides, and following them, you reach your destiny.”

Carl Schurz

Carl Schurz, es uno de los estadounidenses de origen alemán más celebrados, nació el 2 de marzo de 1829, en Liblar cerca de Colonia, y murió el 14 de mayo de 1906, en Nueva York en 1929. Ayudó a fundar el diario New York Evening Post. Desde 1892 hasta 1898 Schurz escribió los editoriales del Harper's Weekly. Se hizo famoso a nivel nacional como un escritor político y reformador, especialmente en el campo de la administración del servicio civil.

Carl Schurz, one of the most celebrated German Americans, was born on March 2, 1829, in Liblar near Cologne, and died on May 14, 1906, in New York in 1929. He helped found the New York Evening Post. From 1892 to 1898 Schurz wrote the editorials for Harper's Weekly. He became nationally famous as a political writer and reformer, especially in the field of civil service administration.

lunes, 17 de abril de 2017

Prepárate y está listo para tú oportunidad… / Be prepared and ready for your opportunity…

“Los acontecimientos tienden a repetirse. La ola de la oportunidad nos llega a todos. Y cuando estamos preparados para la ocasión, nuestra oportunidad es seguro que se dará. El éxito no depende de estar en el lugar correcto en el momento adecuado, depende de estar listo.”


“Events tend to repeat themselves. The tide of opportunity comes to us all. And when we are prepared for opportunity, our chance is sure to come. Success doesn’t depend upon being at the right place at the right time - it depends upon being ready.”

Wynn Davis

Wynn Davis es el autor de la compilación The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

Wynn Davis is the author of the compilation The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.