martes, 22 de enero de 2019

Lección 15 / Lesson 15



Español


English


Continuamos hoy martes 22 de enero con una nueva lección de la serie de Robin Sharma titulada: “Las 53 mejores lecciones que la vida me ha enseñado”.

Lo importante es que cada día aprendamos y practiquemos cada lección, y que ésta a su vez, se sume a las anteriores.

Si no has leído las anteriores, no te apures, busca en la columna derecha la imagen de Robin Sharma, haz “Clic” sobre la imagen y accederás a la página donde día a día se suman cada una de las 53 lecciones.

Hoy te comparto la lección 15.

Andrés Bermea

15. La integridad es más valiosa que el ingreso.


We continue today, Tuesday, January 22 with a new lesson from the Robin Sharma’s series entitled: "The 53 Greatest Lessons Life Has Taught MeOver" and it is related to our way of behaving...

The important thing is that each day we learn and practice each lesson, and that this in turn, adds to the previous ones.

If you have not read the previous ones, do not worry, look in the right column for the image of Robin Sharma, click on the image and you will access the page where day after day each of the 53 lessons is added.

Today I share lesson 15.

Andrés Bermea

15. Integrity is more valuable than income.
  

Mañana miércoles 23 de enero, publicaremos la 16ª lección y así sucesivamente…


Tomorrow, Wednesday, January 23, we will publish the 16th lesson and so on...



Robin Sharma nació en 1965 y actualmente reside en Toronto, Canadá. Es autor de varios libros publicados internacionalmente, y también un experto reconocido en liderazgo y desarrollo personal. Su libro más famoso, "ElMonje Que Vendió Su Ferrari", escrito en modo de fábula, ha sido publicado en docenas de países en docenas de idiomas.

Robin Sharma is an author. Sharma has written 11 books; including "The Monk Who Sold His Ferrari" and "The Greatness Guide". His latest book is "The Leader Who Had No Title: A Modern Fable On Real Success in Business and in Life".

lunes, 21 de enero de 2019

Lección 14 / Lesson 14



Español


English


Iniciamos una nueva semana hoy lunes 21 de enero con una nueva lección de la serie de Robin Sharma titulada: “Las 53 mejores lecciones que la vida me ha enseñado” y está relacionada con nuestra manera de comportarnos.

Lo importante es que cada día aprendamos y practiquemos cada lección, y que ésta a su vez, se sume a las anteriores.

Si no has leído las anteriores, no te apures, busca en la columna derecha la imagen de Robin Sharma, haz “Clic” sobre la imagen y accederás a la página donde día a día se suman cada una de las 53 lecciones.

Hoy te comparto la lección 14.

Andrés Bermea

14. Habla menos. Haz más.


We start a new week today, Monday, January 21 with a new lesson from the Robin Sharma’s series entitled: "The 53 Greatest Lessons Life Has Taught MeOver" and it is related to our way of behaving...

The important thing is that each day we learn and practice each lesson, and that this in turn, adds to the previous ones.

If you have not read the previous ones, do not worry, look in the right column for the image of Robin Sharma, click on the image and you will access the page where day after day each of the 53 lessons is added.

Today I share lesson 14.

Andrés Bermea

14. Talk less. Do more.


Mañana martes 22 de enero, publicaremos la 15ª lección y así sucesivamente…


Tomorrow, Tuesday, January 22, we will publish the 15th lesson and so on...



Robin Sharma nació en 1965 y actualmente reside en Toronto, Canadá. Es autor de varios libros publicados internacionalmente, y también un experto reconocido en liderazgo y desarrollo personal. Su libro más famoso, "ElMonje Que Vendió Su Ferrari", escrito en modo de fábula, ha sido publicado en docenas de países en docenas de idiomas.

Robin Sharma is an author. Sharma has written 11 books; including "The Monk Who Sold His Ferrari" and "The Greatness Guide". His latest book is "The Leader Who Had No Title: A Modern Fable On Real Success in Business and in Life".

domingo, 20 de enero de 2019

Busca la felicidad - Seek Happiness

Tenemos una historia que contarte…
We have a story to tell...
(Please read this story below the Spanish version)


Busca la felicidad

A pesar de que sólo tenía siete años, mi infancia terminó abruptamente el 17 de abril de 1975. Ese fue el día en que las fuerzas de la guerrilla comunista Khmer Rouge capturaron la ciudad de Phnom Penh y Camboya cayó bajo el control de un régimen asesino cuyo reinado del terror provocó la muerte de casi dos millones de camboyanos.

Cuando los soldados, en su mayoría adolescentes, entraron en nuestra ciudad, tenían flores en los cañones de sus armas y saludaban a la multitud de los camboyanos que celebraron su llegada pacífica. La celebración se convirtió rápidamente en un caos cuando los soldados del Khmer Rouge comenzaron a ordenar a la gente que saliera de sus casas a las calles donde comenzó una marcha mortal forzada hacia el campo. Durante dos días, mis padres, mi hermano mayor y yo caminamos con dos millones de camboyanos que se vieron obligados a abandonar sus hogares dejando la ciudad de Phnom Penh completamente desierta. Los que protestaron o no la dejaron con la suficiente rapidez fueron fusilados. Nadie se salvó.

Mi octavo cumpleaños se dio durante esa terrible marcha de tres meses donde la mayoría de los enfermos y ancianos murieron a los lados del camino. Poco después llegamos a nuestro campo de trabajo, mi padre y hermano fueron llevados a trabajar en diferentes grupos de labor. Nos dijeron que los dirigentes del Khmer Rouge eran nuestra familia y que ahora vivíamos en el año cero. No había música, manufactura, correo, servicios higiénicos, medicinas, vehículos de motor ni cosa alguna para hacer la vida más fácil o agradable. Sólo había trabajo y muerte. Camboya fue regresada a la era pre-industrial en un experimento social radical que era terriblemente imperfecto.

Mi padre fue ejecutado unos seis meses después de que nos vimos forzados a salir de la ciudad y fue dolorosamente obvio que la muerte era el resultado más probable de nuestra terrible experiencia. El líder del Khmer Rouge de Pol Pot condenó cualquier modernidad o cosa occidental y culpó de la difícil situación de los campesinos de Camboya a los que vivían en la ciudad. Trabajadores profesionales y capacitados fueron ejecutados junto con cualquier persona que hablara un idioma extranjero o usara lentes. Cualquiera que incluso fuera sospechoso de algún tipo de educación formal fue asesinado.

Mamá y yo íbamos a trabajar a los campos a las cuatro de la mañana y por lo general trabajábamos hasta altas horas de la noche. Las raciones eran muy escasas y la muerte por inanición y agotamiento era cosa común. Las enfermedades transmisibles curables con antibióticos simples cobraron la vida de cientos de miles de personas durante la terrible experiencia de cuatro años. Vivíamos en constante temor de ejecución y nuestros pensamientos se consumían con la búsqueda de alimentos para satisfacer el roer constante en nuestros estómagos.

En el momento en que los vietnamitas nos liberaron de los Khmer Rouge en 1979, se estima que 1,8 millones de personas habían muerto y cientos de miles más estaban a punto de morir. Perdí a mi padre, abuelos, tías, tíos y primos en el genocidio. A pesar de la dificultad abrumadora que soportamos, mi madre y mi hermano también sobrevivieron. Caminamos lejos del campo de trabajo con nada más que nuestras vidas y nuestra determinación de hacer lo mejor con nuestra segunda oportunidad en la vida.

A pesar de nuestra tremenda pérdida, mi madre siempre miró hacia el futuro y nunca se quedó en el pasado. Por supuesto que lamentó la pérdida de nuestra familia y nuestra forma de vida, pero su determinación para prosperar nos alejó de la prisión mental que tantos otros camboyanos construyeron para ellos mismos. Mamá nos enseñó el valor de la persistencia y su fuerza y ​​determinación nos llevaron a través de la peligrosa selva y de los campamentos de refugiados, hasta que finalmente fuimos libres para vivir nuestra vida en nuestro nuevo país Nueva Zelanda.

Yo tenía veintiún años cuando llegamos a Nueva Zelanda y el choque de la libertad fue emocionante y aterrador. Me sentí abrumada por todas las opciones y decisiones que tenía que hacer todos los días. Después de vivir en el modo de supervivencia la mayor parte de mi vida, comencé a luchar con las pequeñas decisiones interminables que nunca tuve que hacer antes. ¿Qué iba a comer? ¿Me tomaba el té antes del desayuno o después de mi paseo? ¿Debo inscribirme en la clase de inglés? ¿La gente se reirá de mí si lo hago?

Me sentía constantemente obsesionaba con las decisiones que enfrentaba en la vida cotidiana, y comencé a cuestionar las decisiones que había hecho en el pasado y me pregunté por qué yo había sobrevivido cuando tantos otros no. Me atormentaba a mí misma con preguntas que no tienen respuestas y me convertí en una enferma y suicida potencial. Sobreviví el peor genocidio desde las purgas de Stalin en Rusia y casi muero poco a poco por la preocupación.

En las profundidades de la desesperación,  experimenté una epifanía y sabía que tenía que hacer algunos cambios. Empecé a buscar lo bueno en mi vida y buscaba razones para ser feliz. De repente, ¡parecía que estaba rodeada de felicidad! Me puse a crear una vida de abundancia y alegría y abracé la determinación y la fuerza que mi madre había inculcado en mí durante nuestros años viviendo bajo el Khmer Rouge.

Veinte años después, soy la orgullosa madre de dos niños increíbles. Soy dueña de una panadería muy exitosa y he acumulado una considerable riqueza de inversiones inmobiliarias. Mi vida está llena de alegría y serenidad y yo no podría ser más feliz.

Después de mi epifanía, me prometí a mí misma que iba a encontrar mi felicidad y compartirla con los demás. La cosa más importante que aprendí fue que se puede superar cualquier adversidad, no importa cuántos obstáculos haya en tu camino. Cuando por fin me decidí a buscar la felicidad, prácticamente saltaba a la vuelta de cada esquina que volteaba. Tú puedes encontrar tu felicidad también. Decide que serás feliz y la felicidad simplemente te encontrará.

Pisey Leng

Pisey Leng vive en Nueva Zelanda, donde es dueña de una panadería próspera y es una orgullosa representante de Vemma. También logró un considerable éxito financiero como una inversionista de bienes raíces, y es ampliamente considerada como un faro de inspiración para aquellos que se enfrentan a retos muy difíciles en la vida. Pisey ha dedicado su vida a su familia, su carrera y estudiar a los más respetados líderes de desarrollo personal en el mundo. Ella está profundamente comprometida a ayudar a que los demás adopten una mentalidad que les permite crear una vida de paz, felicidad y abundancia. Para ver más de la increíble historia de Pisey vaya a: http://go.proctorgallagher.com/e/45802/2015-05-23/bycwl/373268363

Publicada originalmente en Internet en InsightOf The Day de Bob Proctor

Adaptación al Español:
Graciela Sepúlveda y Andrés Bermea

Here the English version…

Seek Happiness

Even though I was only seven years old, my childhood ended abruptly on April 17, 1975. That was the day the Communist Khmer Rouge guerilla forces captured the city of Phnom Penh and Cambodia fell under the control of a murderous regime whose reign of terror resulted in the deaths of almost two million Cambodians.

As the mostly teen-aged soldiers marched into our city, they had flowers in the muzzles of their guns and waved to the crowds of Cambodians who celebrated their peaceful arrival. The celebration quickly turned into chaos when the Khmer Rouge soldiers began to order people from their homes and into the streets where they began a forced death-march into the countryside. Within two days, my parents, my older brother and I walked with two million other Cambodians who were forced from their homes leaving the city of Phnom Penh completely deserted. Those who protested or did not leave quickly enough were shot. No one was spared.

My eighth birthday passed during that terrifying three-month march where most of the sick and elderly died on the sides of the road. Shortly after we arrived at our labor camp, my father and brother were taken away to work in different mobile work groups. We were told that the Khmer Rouge leaders were our family and we now lived in the year zero. There was no music, manufacturing, mail, toilet facilities, medicine, motor vehicles or anything to make life easy or enjoyable. There was only work and death. Cambodia was brought back to the pre-industrial age in a radical social experiment that was horribly flawed.

My father was executed about six months after we were forced from the city and it was painfully obvious that death was the most likely outcome of our own ordeal. The Khmer Rouge’s leader Pol Pot condemned anything modern or western and blamed the plight of Cambodia’s peasant farmers on those who lived in the city. Professional and skilled workers were executed along with anyone who spoke a foreign language or wore glasses. Anyone who was even suspected of any formal education was murdered.

Mom and I went to work in the fields at four in the morning and usually worked until late into the evening. Rations were very scarce and death from starvation and exhaustion was common. Communicable diseases curable with simple antibiotics claimed the lives of hundreds of thousands of people during the four-year ordeal. We lived in constant fear of execution and our thoughts were consumed with finding food to satisfy the constant gnawing in our stomachs.

By the time the Vietnamese liberated us from the Khmer Rouge in 1979, an estimated 1.8 million people had already died and hundreds of thousands more were at death’s door. I lost my father, grandparents, aunts, uncles and cousins in the genocide. Despite the overwhelming hardship we endured, my mother and brother also survived. We walked away from the labor camp with nothing but our lives and our determination to make the most of our second chance at life.

Despite our tremendous loss, my mother always looked to the future and never dwelled on the past. Of course we mourned the loss of our family and our way of life but her determination to thrive kept us from the mental prison so many other Cambodians built for themselves. Mom showed us the value of persistence and her strength and determination carried us through the perilous jungle and dangerous refugee camps until we were finally free to live our lives in our new country New Zealand.

I was twenty-one when we arrived in New Zealand and the shock of freedom was exhilarating and terrifying. I was overwhelmed by all the choices and decisions I had to make every day. After living in survival mode for most of my life, I began to struggle with the endless little decisions that I never had to make before. What would I eat? Would I take tea before breakfast or after my walk? Should I enroll in that English class? Will people laugh at me if I do?

As I constantly obsessed over the decisions I faced in everyday life, I began to question the decisions I had made in the past and wondered why I survived when so many others had not. I tormented myself with questions that did not have answers and became physically ill and suicidal. I survived the worst genocide since Stalin’s purges in Russia and I was slowly worrying myself to death.

In the depths of despair, I experienced an epiphany and I knew I needed to make some changes. I began to look for the good in my life and sought reasons to be happy. Suddenly, it seemed that I was surrounded by happiness! I set out to create a life of abundance and joy and embraced the determination and strength my mother had instilled in me during our years living under the Khmer Rouge.

Twenty years later, I am the proud mother of two amazing boys. I own a very successful bakery and have amassed considerable wealth from real estate investments. My life is full of joy and serenity and I could not be happier.

After my epiphany, I promised myself I would find my bliss and share it with others. The single most important thing I learned was that you can overcome any adversity, no matter how many obstacles stand in your way. When I finally decided to seek happiness, it practically jumped from around every corner I turned. You can find your happiness too. Decide you will be happy and happiness will simply find you.

Pisey Leng

Pisey Leng lives in New Zealand where she owns a thriving bakery and is a proud Vemma representative. She’s also achieved considerable financial success as a real estate investor, and is widely considered a beacon of inspiration to those who face life’s toughest challenges. Pisey has devoted her life to her family, her career and studying the world’s most respected personal development leaders. She is deeply committed to helping others embrace a mindset that enables them to create a life of peace, happiness and abundance. To see more of Pisey’s incredible story go to: http://go.proctorgallagher.com/e/45802/2015-05-23/bycwl/373268363

Originally published on Insight Of The Day from Bob Proctor

sábado, 19 de enero de 2019

Un hombre que sueña en grande...




Compilado por Graciela Sepúlveda

De origen australiano, Nick Vujicic nació sin brazos y sin piernas, pero eso no le ha impedido llevar una vida plena. Al día de hoy, a sus 36 años, es  fundador de “Vida sin Extremidades” y un orador motivacional que ha viajado por 58 países y hablado no solo frente a líderes mundiales, sino también frente a huérfanos, discapacitados y personas cuya esperanza ha desaparecido, dejándoles un mensaje que los hacer enfrenar la vida con fuerza y decisión, sin embargo, llegar hasta aquí no fue nada fácil…

Nicholas James Vujicic nació el 4 de diciembre de 1982 en Melbourne, Australia, vino al mundo sin brazos ni piernas, tiene un pequeño pie en su cadera izquierda con dos dedos, que le da balance y le permite por ejemplo patear una pelota para jugar futbol, deporte al que es muy aficionado, también juega golf, nada y surfea. Usa su pie para escribir en un teclado y puede escribir con una pluma y agarrar cosas con sus dos dedos. A su pie Nick lo llama su “pierna de pollo” y dice que estaría perdido sin él. Cuando entra en una alberca flota, pues el 80 % de su cuerpo son pulmones y su “pierna de pollo” actúa como hélice.

Cuando Nick nació sus padres estaban en shock pues no hubo ningún aviso de que el bebé venía sin extremidades, los doctores no se explicaban que había sucedido, de hecho todavía no hay explicación, su mamá era enfermera e hizo todo lo correcto para que su embarazo tuviera feliz término, pero no fue así y se culpaba por lo sucedido, de hecho la angustiada mamá no fue capaz de cargarlo hasta que tuvo 4 meses. Su papá pensaba que no viviría mucho tiempo, pero todo mostraba que era un bebé muy sano, pero sin extremidades.

Fue muy duro para los papás de Nick, pero desde el principio hicieron todo lo posible para hacerlo independiente. Su papá lo puso en el agua a los 18 meses y le dio el valor para aprender a nadar. El papá de Nick era un programador informático y contable y enseñó a su pequeño hijo a escribir con el dedo del pie cuando tenía tan sólo 6 años de edad. Su madre inventó un dispositivo plástico especial con el que podía sostener un bolígrafo y un lápiz.

A pesar del riesgo de acoso escolar, sus padres insistieron en que Nick fuera a la escuela convencional. En un principio había una ley que impedía a los niños discapacitados acudir a las escuelas convencionales, sin embargo, la mamá de Nick luchó porque esa ley fuera cambiada y lo logró, Nick fue de los primeros niños discapacitados en acudir a una escuela convencional.

Fue la mejor decisión que podrían haber hecho para mí”, comenta Nick,  Fue muy duro, pero me dio la independencia”. Nick, era objeto de burlas y acoso. Utilizaba una silla de ruedas para moverse, y tenía un equipo de cuidadores para ayudarlo.

"Yo estaba profundamente deprimido cuando tenía ocho años de edad” dijo. “Fui con mi mamá llorando y le dije que quería matarme”. A los diez años Nick trató de ahogarse en la bañera, pero por suerte el intento no tuvo éxito. "Yo sentía que no tenía un propósito; cuando te falta un propósito y fortaleza es difícil aguantar," dijo. Pero con la ayuda de su religión, los amigos y la familia, Nick logró salir adelante para convertirse en un símbolo internacional de triunfo sobre la adversidad.

“Cuando tenía 13 años leí un artículo de periódico acerca de un hombre discapacitado que había logrado grandes cosas  así como también ayudar a otros”, dijo Nick, “Me di cuenta de por qué Dios nos hizo así, para dar esperanza a los demás. Fue tan inspirador para mí que decidí usar mi vida para animar a otras personas y darles el valor que el artículo me había dado”.

Cuando tenía diecisiete años, comenzó a dar charlas a su grupo de oración, e inició una organización sin fines de lucro “La vida sin Extremidades” (Life without Limbs).

Nick se graduó de la universidad a la edad de 21 años con una doble licenciatura en Contabilidad y Planificación Financiera. Comenzó sus viajes como orador motivacional, enfocándose en los temas que enfrentan los adolescentes hoy en día. Da charlas también en el sector corporativo, aunque su objetivo es convertirse en un orador inspirador internacional, tanto en lugares cristianos como no cristianos. Ha hablado frente a más de 3 millones de personas hasta el momento, en 25 países.

"Decidí ser agradecido por lo que tengo y no enojarme por lo que no tengo” comenta Nick, "Un día me miré en el espejo y dije: “Sabes, el mundo tiene razón en que no tengo brazos ni piernas, pero nunca me van a quitar la belleza de mis ojos”, quería concentrarme en algo bueno que tenía” agrega Nick.

En 1990 Nick ganó el Australian Citizen Joven del Año por su valentía y perseverancia.
Nick goza de un estupendo sentido del humor que utiliza siempre, por ejemplo platica lo siguiente: “Unos niños corrieron hacia mí un día y me preguntaron ¿qué te pasó? Me incliné y les susurré «cigarrillos»”, se ríe. "Y una vez que estaba en un auto y una chica en un semáforo me estaba coqueteando, ella sólo podía ver mi cabeza, así que decidí hacer una vuelta de 360 grados en el asiento del coche para asustarla, Su rostro era como woooooooah ¿Qué está pasando? Aceleró y se fue volando”.

Nick siempre tuvo el deseo de formar una familia, y el 10 de febrero del 2012, Nick se casó con su novia japonesa-americana Kanae Miyahara en el sur de California. Durante su luna de miel Nick dijo a través de la televisión por internet que no podía esperar para ser papá y verse jugando con sus hijos, y el 13 de febrero de 2013, nació su primer hijo, Kiyoshi James Vujicic, y el 7 de agosto de 2015 nació su segundo hijo, Dejan Levi Vujicic. Luego vinieron los cuates Olivia y Ellie Vujicic, el 20 de diciembre, 2017.

Nick quiere llegar al mayor número de personas para ofrecerles apoyo y ayuda, y otra forma de hacerlo además de sus conferencias es a través de sus libros y DVD’s, algunos libros que ha escrito son: “Life Without Limits: Inspiration of a Ridiculously Good Life”, “Unstoppable: The Incredible Power of Faith in Action”, “Stand Strong” y “Love Without Limits”.

Nick Vujicic nos enseña a través de su vida como se puede superar una discapacidad que le permite a él no solo vivir independientemente, sino vivir una vida rica y plena, convirtiéndose en un modelo para aquellos que buscan la verdadera felicidad. El mensaje principal que nos deja Nick es que el objetivo más importante para cualquier persona es encontrar el propósito de su vida, a pesar de cualquier dificultad o de que probabilidades aparentemente imposibles se interpongan en nuestro camino. Una vez que Nick encontró su propósito en la vida, inspirar a otros a mejorar sus vidas y hacer un mundo mejor, encontró la confianza para construir una vida gratificante y productiva sin límites, aprendiendo a aceptar lo que no podía controlar y enfocándose en lo que sí podía controlar.

Te invitamos e ver estos videos con Nick…

Entrevista a Nick Vujicic (Traducido al Español)


Nic Vujicic juega futbol, pesca, juega golf…

LOOK AT YOURSELF AFTER WATCHING THIS (spanish subtitles)

viernes, 18 de enero de 2019

Lección 13 / Lesson 13



Español


English


Hoy viernes 18 de enero cerramos la semana con una lección relacionada con nuestra manera de comer de la serie de Robin Sharma titulada: “Las 53 mejores lecciones que la vida me ha enseñado”.

Lo importante es que cada día aprendamos y practiquemos cada lección, y que ésta a su vez, se sume a las anteriores.

Si no has leído las anteriores, no te apures, busca en la columna derecha la imagen de Robin Sharma, haz “Clic” sobre la imagen y accederás a la página donde día a día se suman cada una de las 53 lecciones.

Hoy te comparto la lección 13.

Andrés Bermea

13. Tu dieta afecta tu estado de ánimo. Come como una superestrella.


Today, Friday, January 18, we closed the week with a lesson related to our way of eating from the series of Robin Sharma's "The 53 Greatest Lessons Life Has Taught MeOver".

The important thing is that each day we learn and practice each lesson, and that this in turn, adds to the previous ones.

If you have not read the previous ones, do not worry, look in the right column for the image of Robin Sharma, click on the image and you will access the page where day after day each of the 53 lessons is added.

Today I share lesson 13.

Andrés Bermea

13. Your diet affects your moods. Eat like a superstar.


El próximo lunes 21 de enero, publicaremos la 14ª lección y así sucesivamente…


Next Monday, January 21, we will publish the 14th lesson and so on...




Robin Sharma nació en 1965 y actualmente reside en Toronto, Canadá. Es autor de varios libros publicados internacionalmente, y también un experto reconocido en liderazgo y desarrollo personal. Su libro más famoso, "ElMonje Que Vendió Su Ferrari", escrito en modo de fábula, ha sido publicado en docenas de países en docenas de idiomas.

Robin Sharma is an author. Sharma has written 11 books; including "The Monk Who Sold His Ferrari" and "The Greatness Guide". His latest book is "The Leader Who Had No Title: A Modern Fable On Real Success in Business and in Life".

jueves, 17 de enero de 2019

Lección 12 / Lesson 12



Español


English


Hoy jueves 17 de enero publicamos una lección muy significativa de la serie de Robin Sharma titulada: “Las 53 mejores lecciones que la vida me ha enseñado”.

Lo importante es que cada día aprendamos y practiquemos cada lección, y que ésta a su vez, se sume a las anteriores.

Si no has leído las anteriores, no te apures, busca en la columna derecha la imagen de Robin Sharma, haz “Clic” sobre la imagen y accederás a la página donde día a día se suman cada una de las 53 lecciones.

Hoy te comparto la lección 12.

Andrés Bermea

12. Invertir tiempo en ti mismo es la mejor inversión que realizarás. No solo mejorará tu vida, mejorará las vidas de los que están a tu alrededor.



Today, Thursday, January 17, we publish a very significant lesson from the series of Robin Sharma's "The 53 Greatest Lessons Life Has Taught MeOver".

The important thing is that each day we learn and practice each lesson, and that this in turn, adds to the previous ones.

If you have not read the previous ones, do not worry, look in the right column for the image of Robin Sharma, click on the image and you will access the page where day after day each of the 53 lessons is added.

Today I share lesson 12.

Andrés Bermea

12. If you don’t make the time for yourself to get inspired, no one around you will ever be inspired...



Mañana viernes 18 de enero, publicaremos la 13ª lección y así sucesivamente…


Tomorrow, Friday, January 18, we will publish the 13th lesson and so on...



Robin Sharma nació en 1965 y actualmente reside en Toronto, Canadá. Es autor de varios libros publicados internacionalmente, y también un experto reconocido en liderazgo y desarrollo personal. Su libro más famoso, "ElMonje Que Vendió Su Ferrari", escrito en modo de fábula, ha sido publicado en docenas de países en docenas de idiomas.

Robin Sharma is an author. Sharma has written 11 books; including "The Monk Who Sold His Ferrari" and "The Greatness Guide". His latest book is "The Leader Who Had No Title: A Modern Fable On Real Success in Business and in Life".

miércoles, 16 de enero de 2019

Lección 11 / Lesson 11



Español


English


Hoy miércoles 16 de enero seguimos con más de la publicación de Robin Sharma titulada: “Las 53 mejores lecciones que la vida me ha enseñado”.

Lo importante es que cada día aprendamos y practiquemos cada lección, y que ésta a su vez, se sume a las anteriores.

Si no has leído las anteriores, no te apures, busca en la columna derecha la imagen de Robin Sharma, haz “Clic” sobre la imagen y accederás a la página donde día a día se suman cada una de las 53 lecciones.

Hoy te comparto la lección 11.

Andrés Bermea

11. Realizar los grandes sueños que nunca hemos hecho puede ser aterrador. Sin embargo, cuando empujamos las fronteras de nuestros límites, nuestros límites se expanden.



Today, Wednesday, January 16, we advance with one more lesson of the publication of Robin Sharma's "The 53 Greatest Lessons Life Has Taught MeOver".

The important thing is that each day we learn and practice each lesson, and that this in turn, adds to the previous ones.

If you have not read the previous ones, do not worry, look in the right column for the image of Robin Sharma, click on the image and you will access the page where day after day each of the 53 lessons is added.

Today I share lesson 11.

Andrés Bermea

11. Doing huge dreams we have never done can be frightening. Yet when we push to the edges of our limits, our limits expand.



Mañana jueves 17 de enero, publicaremos la 12ª lección y así sucesivamente…


Tomorrow, Thursday, January 17, we will publish the 12th lesson and so on...



Robin Sharma nació en 1965 y actualmente reside en Toronto, Canadá. Es autor de varios libros publicados internacionalmente, y también un experto reconocido en liderazgo y desarrollo personal. Su libro más famoso, "El Monje Que Vendió Su Ferrari", escrito en modo de fábula, ha sido publicado en docenas de países en docenas de idiomas.

Robin Sharma is an author. Sharma has written 11 books; including "The Monk Who Sold His Ferrari" and "The Greatness Guide". His latest book is "The Leader Who Had No Title: A Modern Fable On Real Success in Business and in Life".