viernes, 23 de junio de 2017

¡Ríe!... / Laugh!...

Un sentido del humor bien desarrollado es el eje que da el equilibrio a tus pasos al caminar por la cuerda floja de la vida.”

“A well developed sense of humour is the pole that adds balance to your steps as you walk the tightrope of life.”


William Arthur Ward (1921 – 30 de marzo 1994), autor de Fuentes de la fe y uno de los escritores estadounidenses más citados a la hora de encontrar frases célebres sobre la inspiración. Escribió más de 100 artículos, poemas y meditaciones, que se han publicado en revistas como Reader's Digest, The Upper Room, En conjunto, The Christian Advocate, el estudiante adulto, el maestro de adultos, El Hogar Cristiano, El phi Kappa Delta, Ciencia de la Mente, El laico metodista de sol, y los ideales.

William Arthur Ward (1921–March 30, 1994), author of Fountains of Faith, is one of America's most quoted writers of inspirational maxims.
More than 100 articles, poems and meditations written by Ward have been published in such magazines as Reader's Digest, This Week, The Upper Room, Together, The Christian Advocate, The Adult Student, The Adult Teacher, The Christian Home, The Phi Delta Kappan, Science of Mind, The Methodist Layman, Sunshine, and Ideals.

jueves, 22 de junio de 2017

Hazte de buenas compañías… / Make yourself with good friends…

Busca deliberadamente la compañía de personas que influyan en tu manera de pensar y de actuar en la construcción de la vida que deseas.”

“Deliberately seek the company of people who influence you to think and act on building the life you desire.”


Napoleon Hill (26 de octubre de 1883 en Pound River, Wise County, Virginia, EE. UU.; † Carolina del Sur, EE. UU., 8 de noviembre de 1970) Escritor estadounidense. Considerado el autor de autoayuda y superación más prestigioso de todo el mundo. Su libro PIENSE Y HÁGASE RICO  (Librería Gandhi) (orig. THINK AND GROW RICH) es considerado como uno de los libros más vendidos del mundo. Al morir Hill en 1970 se habían vendido más de 20 millones de copias.

Napoleon Hill (October 26, 1883 – November 8, 1970) was an American author who was one of the earliest producers of the modern genre of personal-success literature. He is widely considered to be one of the great writers on success. His most famous work, THINK AND GROW RICH (1937), is one of the best-selling books of all time (at the time of Hill's death in 1970, THINK AND GROW RICH had sold 20 million copies).

miércoles, 21 de junio de 2017

Y ¿tú?... / And you?...

“Demasiadas personas sobrevaloran lo que no son, y subestiman lo que son.”

“Too many people overvalue what they are not, and undervalue what they are.”


Malcolm Forbes  (19 agosto 1919 / 24 febrero 1990) fue editor de la revista Forbes, fundada por su padre BC Forbes y dirigida hoy por su hijo Steve Forbes.

Malcolm Stevenson Forbes (August 19, 1919 – February 24, 1990) was publisher of Forbes magazine, founded by his father B. C. Forbes and today run by his son Steve Forbes.

martes, 20 de junio de 2017

Siente orgullo de ser quien eres… / Feel proud to be who you are…

“Vive de tal manera que nunca te averguences si se divulga por todo el mundo lo que haces o dices -- aunque lo que se divulgue no sea cierto.”

“Live never to be ashamed if anything you do or say is published around the world -- even if what is published is not true.”


Richard Bach (Oak Park, Illinois, 23 de junio de 1936, 75 años). Escritor y piloto de aviación estadounidense, recordado especialmente como autor del libro Juan Salvador Gaviota (Jonathan Livingston Seagull, 1970), que se convirtió en un best-seller mundial en la época y sirvió como argumento de un largometraje dirigido en 1973 por Hall Bartlett.

Richard David Bach (born June 23, 1936) is an American writer. He is widely known as the author of the hugely popular 1970s best-sellers Jonathan Livingston Seagull and Illusions: The Adventures of a Reluctant Messiah, among others. Bach's books espouse his philosophy that our apparent physical limits and mortality are merely appearance. He claims to be a direct descendant of Johann Sebastian Bach. Bach is noted for his love of flying and for his books related to air flight and flying in a metaphorical context. He has pursued flying as a hobby since the age of 17. In late August 2012 Bach was badly injured when on approach to landing at Friday Harbor his aircraft clipped some power lines and crashed upside down in a field.

lunes, 19 de junio de 2017

¿Quieres ser libre?... / Do you want freedom?...

“Libertad es el valor de sacrificarnos por lo que queremos. Y todo lo que queremos tiene un precio. Hay un precio para cada libertad, algo que debemos dar a cambio por esa libertad. Depende de nosotros sopesar el precio que debemos pagar por cada una de nuestras libertades.”

“Freedom is the courage to sacrifice for what we want. And everything we want has a price. There’s a price for every freedom, something to be given up for every liberty. It’s up to us to weigh the price we must pay for each of our freedoms.”

Wynn Davis

Wynn Davis es el autor de la compilación The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

Wynn Davis is the author of the compilation The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

domingo, 18 de junio de 2017

El regalo perfecto que no puedes esperar para dar… / The Perfect Gift You Can't Wait to Give...

Tenemos una historia que contarte…
We have a story to tell you...
(Please read this story below the Spanish version)


El regalo perfecto que no puedes esperar a dar...

La idea viene a ti como un rayo. ¡Ajá, eso es! Es el regalo perfecto. Es reflexivo y personal y le traerá mucha alegría a la otra persona. Imagina su cara cuando lo abra, la sonrisa, los ojos sorprendidos y encantados y tal vez un par de lágrimas. Es la clase de alegría compartida que deseas experimentar en persona. Simplemente no puedes esperar para darlo.

¿Alguna vez has dado ese regalo perfecto? ¿Alguna vez has experimentado la felicidad y emoción que viene con él? Esta alegría no está relacionada con ningún reconocimiento o elogio que pudieras recibir a cambio. Viene desde lo más profundo dentro de ti - de tu deseo de llevar alegría a los demás.

Mi regalo perfecto nació cuando di un gran salto de fe y sin inmutarme seguí mi vocación. Yo había estado hablando, enseñando y orientando sobre cómo ser imparable por más de una década, mientras que una pasión más profunda había ido evolucionando. Había estado involucrada en muchas actividades filantrópicas a lo largo de los últimos años que me brindaron alegría. Pero en el último par de años, un profundo llamando surgió.

Algo atrapó mi corazón como nunca. En mis viajes a países subdesarrollados, fui testigo de que muchos niños y sus familias apenas sobrevivían, y vivían sin esperanza de un futuro mejor. También vi algunas comunidades donde los niños tenían una escuela a donde ir, pero no eran más que chozas hechas de ramas, excremento y piso de tierra. Estos niños literalmente corrían a estas cabañas con mucho gusto por la oportunidad de aprender y tener la esperanza de un futuro mejor. El hecho de que 120 millones de niños, 30% de los cuales viven en África, nunca pondrán un pie en un salón de clases era algo que me obsesionaba.

Me sentí llamada a hacer algo para apoyar a estos niños y sus comunidades, empecé a investigar y descubrí que no hay una fórmula mágica para eliminar la pobreza. Pero si había algo parecido a la magia, que sería la educación primaria universal. La educación tiene un impacto mayor que cualquier otra forma de ayuda que podamos dar. Los estudios demuestran que por cada año de educación que recibe un niño, las tasas de VIH (SIDA) bajan, el embarazo precoz disminuye y el potencial de ganancias aumenta. Sólo aprendiendo a leer y escribir 171 millones de personas podrían salir de la pobreza.

Con esa información, me inspiré para crear mi primer proyecto. En 2008, decidí convertir mi cumpleaños en un evento de  recaudación de fondos e invité a todos los que conocía a mi fiesta para que me ayudaran con esta misión. Esa noche fue verdaderamente mágica para todos los que asistieron y se recaudaron $80,000 dólares lo que ayudó a financiar dos escuelas en Uganda, en colaboración con Vivian Glyck, fundadora de Just Like My Child Foundation.

¡Esa noche quedé enganchada! Pensé que si pude conseguir el dinero para construir dos escuelas en una sola noche, ¿qué podía hacer si realmente ponía toda mi concentración en eso? Ahora se convertía en una pasión en forma para mí.

Los siguientes dos años, compartí esta misión prácticamente con todo el mundo con el que tropezaba y recaudamos dinero suficiente para construir 11 escuelas en África y educar a unos cuantos miles de niños. Mientras estaba profundamente agradecida por lo que habíamos podido hacer hasta ahora, me sentí obligada a hacer más.

El verano pasado, fui a mi cuarto viaje a África y visité las comunidades con las que estaba cooperando. Cuando llegué, no me di cuenta de que estaba a punto de recibir el regalo perfecto.

Fuimos recibidos por toda la comunidad. Había cientos de personas que se alineaban en las calles esperando durante horas bajo el sol nuestra llegada. A medida que nos dirigimos por la carretera llena de baches y polvo, fuimos recibidos por las mamás y sus hijos que estaban cantando y bailando. Los ancianos de la comunidad y los padres habían recorrido muchos kilómetros para darnos la bienvenida, a mí y al grupo de benefactores que me acompañaron en este viaje, y darnos las gracias por nuestra asociación. Fue una gran celebración con una ceremonia de corte de listón frente a una de las escuelas que habíamos fundado, y me uní a las mujeres bailando en nuestro camino hacia el edificio que representaba una esperanza para esta comunidad. En ese momento, me estaban dando el regalo perfecto. Sus sonrisas de gratitud y corazones abiertos eran los regalos más preciados que jamás había recibido.

Cuando llegué a casa de ese viaje ya sabía lo que tenía que hacer. Ya no podía participar en este increíble trabajo solo parcialmente. Tenía en cuenta que estaba soltera, sin apoyo financiero procedente de otras fuentes, más que mi propio negocio. Mis cursos de coaching y pláticas eran mi fuente principal de ingresos y si no estuviera haciendo las dos cosas, no tendría suficiente dinero para mantenerme. Aunque la idea de dejar la seguridad de mi negocio me petrificó, llamé a mis compañeros y les dije que dejaría de hacer lo de siempre y que ahora enfocaría el 100% de mi energía en mi misión.

Dejando atrás mi negocio, me encontré con mi primer proyecto. Me gustaría aprovechar las relaciones que ya tenía e invitar a líderes en el desarrollo personal, negocios y marketing mundial por internet a hacer algo que nunca se había hecho antes. Les pediría que donaran gratuitamente sus programas más vendidos para mi fundación, - algunos actualmente se venden por cientos e incluso miles de dólares - para generar donaciones que ayudaran a educar a los niños.

Así es como nació GiveALittleGetALot.com. Mi objetivo era crear una nueva forma de financiamiento para esta importante misión que iba más allá de simplemente pedir donativos - Yo quería que fuera una campaña que tangiblemente premiara al donante y al receptor.

Eché a andar una estrategia conjunta y ¡a llamar por teléfono! Mis mentores me animaron a llamar por lo menos a tres personas cada día para solicitar apoyo con cualquier aportación con que pudieran contribuir. Incluso si su respuesta era "no", estaba bien. Lo más importante era estar en acción constante.

Al compartir mi visión con profunda convicción, la gente comenzó a sentirse atraída por ella. Los especialistas estaban dispuestos a donar sus maravillosos productos a la causa y los amigos se acercaban a contribuir para ayudar a financiar la puesta en marcha. Incluso tengo un benefactor que donó dinero para la campaña. Todos estos pequeños (y grandes) milagros empezaron a ocurrir porque tuve el valor de dar el primer paso.

En el momento en que estaba lista para lanzar GiveALittleGetALot.com el 30 de noviembre de 2010, ya tenía 30 autores y especialistas de los más vendidos donando sus productos, que actualmente se venden por cientos (incluso miles) de dólares cada uno - de forma gratuita - ofreciendo una pequeña donación para educar un niño!

Si alguna vez has tenido miedo o ansiedad acerca de lo que se necesitaría para seguir tu pasión, espero que mi historia te anime a dar los primeros pasos. No necesitas saber cómo vas a ser apoyado. Al conectarte con un llamado divino, que es más grande que tú, los milagros te estarán esperando.

Mi deseo es que experimentes la alegría de dar el regalo perfecto en estas próximas fiestas. Una manera de dar los primeros pasos es ir a GiveALittleGetALot.com y registrarte. Tendrás la oportunidad no sólo de darte el don de herramientas educativas que pueden cambiar tu vida, sino que recibirás el regalo de saber que has transformado la vida de un niño para siempre.

Cynthia Kersey

Chief Humanitarian Officer

Publicada originalmente en Internet en Insight Of The Day de Bob Proctor

Adaptación al Español: Graciela Sepúlveda; Andrés Bermea

Nota: Al parecer hubo un conflicto con el dominio GiveALittleGetALot.com

Puedes visitar estos sitios web:


Here the English version…


The Perfect Gift You Can't Wait to Give

The idea comes to you like a lightning bolt. A-ha, that's it! It's the perfect gift. It is thoughtful and personal and it will bring great joy to the other person. You can imagine their face when they open it; the big smile, the surprised and delighted eyes and perhaps a tear or two. It's the kind of shared joy you want to experience in person. You just can't wait to give it.

Have you ever given that perfect gift? Have you ever experienced the sheer bliss and excitement that comes with it? Your delight is unrelated to any acknowledgement or accolades you might receive in return. It comes from deep inside you - from your desire to bring joy to others.

My perfect gift was birthed when I took a huge leap of faith and unabashedly followed my calling. I had been speaking, teaching and coaching people on how to be unstoppable for over a decade while a deeper passion had been evolving. I had been involved in many philanthropic endeavors throughout the past years that brought me sheer joy. But over the last couple of years, a deeper calling emerged.

Something captured my heart like never before. In my travels to undeveloped countries, I witnessed children and their families barely surviving and living without hope of a better future. I also saw a few communities where the children actually had a school to go to, but they were nothing more than shacks made of sticks, dung and dirt floors. These children literally ran to these huts in pure delight for the opportunity to learn and have hope for a better future. The fact that 120 million children, 30% of whom live in Africa, will never step foot into a classroom was something that haunted me.

Feeling called to do something to support these children and their communities, I started to do research and found that there is no magic bullet to eliminate poverty. But if there was something close to magic, it would be universal primary education.

Education has a larger impact than any other form of help or aid we can give. Studies show that for every year of education a child receives, HIV rates go down, early pregnancy rates decrease and earning potential increases. Just by learning to read and write 171 million people could be lifted out of poverty.

With that information, I got inspired to create my first project. In 2008, I decided to turn my birthday into a fund-raiser and invited everyone I knew to a party to help me with this mission. That evening was truly magical for all who attended and we raised $80,000 that helped fund two schools in Uganda in partnership with Vivian Glyck, Founder of Just Like My Child Foundation.

That night I got hooked! I thought if I could raise the money to build two schools in one night, what could I do if I really put my mind to it? It was now a full-blown passion of mine.

The following two years, I shared this mission with virtually everyone I encountered and have raised enough money to build 11 schools in Africa and educate a few thousand children. While I was deeply grateful for what we had been able to do so far, I was compelled to do more.

This past summer, I went on my fourth trip to Africa and visited the communities we were in partnership with. When I arrived, I was unaware that I was about to receive the perfect gift.

We were met by the entire community. There were hundreds of people who had lined the streets, waiting for hours in the sun for our arrival. As we made our way down the bumpy and dusty road, we were greeted by the mamas and their children who were singing and dancing. Elders of the community and parents had come for miles to welcome me and the group of donors who joined me in this trip to thank us for our partnership. It was a huge celebration with a ribbon cutting ceremony in front of one of the school's we had funded and I joined the women as we danced our way into the building that represented such hope for this community.

In that moment, they were giving me the perfect gift. Their smiles of gratitude and open hearts were the most treasured gifts I had ever received.

When I came home from that trip I knew what I had to do. I could no longer participate in this amazing work on a part-time basis. Now keep in mind, I was single with no financial support coming from any other sources but my own business. My live coaching courses and speaking engagements were my primary source of income and if I weren't doing both, I wasn't bringing in enough money to support myself. While the idea of leaving the security of my business petrified me, I called my associates and said it would no longer be business as usual and that I was now focusing 100% of my energy on my mission.

Leaving my business behind, I came up with my first project. I would leverage the relationships I already had and invite leaders in the personal development, business, and internet marketing world to do something that's never been done before. I would ask them to donate their best-selling programs to my foundation for free - some currently selling for hundreds and even thousands of dollars - to generate donations to help educate children.

That's how GiveALittleGetALot.com was born. My goal was to create a new way of funding this important mission that went beyond just asking for donations - I wanted it to be a campaign that tangibly rewarded the giver and the receiver.

I put a strategy together and hit the phones. My mentors encouraged me to call at least three people each day to ask them for support in whatever capacity they could contribute. Even if their answer was 'no' that was okay. What was more important was getting into consistent action.

As I shared my vision with deep conviction, people started stepping up. Experts were happy to donate their amazing products to the cause and friends stepped up to contribute to help fund the launch. I even got a sponsor who donated money for the campaign. All of these small (and large) miracles began to happen because I had the courage to take the first step.

By the time I was ready to launch GiveALittleGetALot.com on November 30, 2010, I had 30 bestselling authors and experts donating products that they were currently selling for hundreds (even thousands) of dollars each - for free - for a small donation to educate a child!

If you have ever had fear or anxiety about what it would take to follow your passion, I hope that my story will encourage you to take your first steps. You don't need to know how it will all work out, you only need to have faith that when you are committed, you will be supported. As you connect with a Divine calling that is bigger than yourself, miracles await you.

My wish is for you to experience the joy of giving the perfect gift this holiday season. One way to take your first steps is to go to GiveALittleGetALot.com and register. You will have an opportunity to not only give yourself the gift of educational tools that can change your life, but you'll receive the gift of knowing that you've transformed the life of a child forever.

Cynthia Kersey

Chief Humanitarian Officer

Published on Insight Of The Day  from Bob Proctor

Note: Apparently there was a conflict with the domain GiveALittleGetALot.com. You can visit instead:




sábado, 17 de junio de 2017

“Tómalo personal…”





Compilado por Graciela Sepúlveda

En la semblanza de hoy conoceremos a una mujer, Anita Roddick, quien, gracias a un capricho de su marido tuvo que ver por su supervivencia y la de sus hijas, y así, haciendo un recuento de lo que había aprendido en años anteriores, inició un negocio pequeñito que fue creciendo, creciendo, creciendo…

Anita Lucia Perilli nació en Littlehampton, una ciudad costera de Inglaterra en 1942, hija de una pareja de inmigrantes italianos. A muy temprana edad desarrolló un fuerte sentimiento de indignación al leer un libro sobre el Holocausto y se empezó a ver en ella una fuerte conciencia social. Se formó como profesora, pero una oportunidad educativa en Kibbutz (Israel) se convirtió en un largo viaje de trabajo por todo el mundo, el cual le dejó experiencias que le servirían más adelante en su vida de maneras que nunca hubiera imaginado. Poco tiempo después regresó a Inglaterra y su madre le presentó a un joven escocés llamado Gordon Roddick. Su conexión fue instantánea. Juntos abrieron primero un restaurante y después un hotel en Littlehampton. Se casaron en 1970 y tuvieron 2 hijas.

El hotel y el restaurant no fueron una buena fuente de ingresos, y, a su ahora excéntrico esposo le dio un ataque de inmadurez, y un día reunió a todos y les comunicó (sin lugar para los reproches) que había tomado la decisión de cumplir su viejo sueño de unir Buenos Aires con Nueva York a caballo. Como nadie podía alterar una medida que ya había sido tomada unilateralmente, Anita se preocupó por el porvenir de ella y de sus hijas en la ausencia de su esposo. Sin embargo, todo siempre pasa por algo y para algo, y de no haber sido por aquel capricho adolescente de su marido, quizás Anita nunca hubiera activado su capacidad de emprendedora.

Fue así como, en 1976, sin saber bien lo que estaba haciendo, decidió abrir una pequeña tienda de cosméticos, para poder sobrevivir. Decidió hacerlo pues estaba harta de los cosméticos carísimos en envases de lujo, con fotos de jovencitas de 16 años en los productos antiarrugas para mujeres de 50.

Sus tempranos viajes le dieron una gran experiencia. Ella había pasado algún tiempo en comunidades pesqueras y agrícolas con gentes de niveles preindustriales y se vio expuesta a rituales dedicados al cuerpo de mujeres de todo el mundo. Además, la austeridad que su madre mantuvo durante la Guerra le hizo cuestionarse sus convicciones sobre el mundo de la venta al por menor. ¿Por qué tirar un bote cuando se puede usar otra vez? ¿Y por qué comprar más de lo que puedes usar? Ella se comportó tal y como lo hizo su madre en la II Guerra Mundial. En The Body Shop (así llamó a su tienda) reutilizaron, rellenaron y reciclaron todo lo que pudieron. La creación del activismo medioambiental de The Body Shop nació de ideas como estas.

Y así Anita decidió vender sus productos en envases discretos, con etiquetas escritas a mano, sin publicidad y a precios muy accesibles, algo que luego llevaría como rasgo característico de sus tiendas. Pero sin duda, el gran acierto de Anita Roddick fue adelantarse a las tendencias ecologistas que décadas más tarde se impondrían en todo el mundo con cosméticos de origen natural, prohibiendo las pruebas en animales.

Una de sus apuestas de mayor éxito ha sido el comercio solidario con el Tercer Mundo a través del programa “Trade, not Aid”, o también “Fair Trade” (comercio justo), ayudar comerciando. En vez de financiar programas de caridad, The Body Shop ha establecido vínculos con comunidades desfavorecidas para comprar a precio justo sus productos naturales, sean materias primas como la manteca de Karité de Ghana o la miel en Etiopía, contribuyendo al desarrollo económico de estas zonas. Un ejemplo de un proyecto Comercio Justo con Comunidades es Tungteiya en Ghana, donde Anita y la Fundación The Body Shop les ayudaron proporcionándoles molinos para moler con los que conseguían extraer la manteca de karité más fácilmente – con esto se consiguió por primera vez que las mujeres de la región de Tamale lograran unos ingresos regulares que les permitieran invertirlos en escuelas, atención médica y mejoras en sus casas.

Anita creía que los negocios tenían el poder de hacer el bien. Es por esto que la Declaración de Principios de The Body Shop comienza con el compromiso de: “Dedicar nuestro negocio a la búsqueda de un cambio ambiental y social. Usamos las tiendas y los productos para ayudar a trasmitir temas sobre derechos humanos y medioambientales”.

El crecimiento de las tiendas The Body Shop fue extraordinario. Antes del primer año, Anita ya había abierto su segunda tienda y 5 años después, se abrían un promedio de dos tiendas por mes en distintas ciudades de Europa. En 1984 las acciones de la compañía llegaron a la bolsa de Londres y los Roddick se hicieron multimillonarios. A todo esto, Gordon ya había regresado de su aventura, tras la muerte de su caballo en Bolivia.

No hay duda de que el público siempre ha identificado a Anita con The Body Shop. Tal fue la inspiración que ella transmitió, que The Body Shop se ha convertido en una apuesta global con cientos de personas trabajando hacia una meta común y compartiendo unos mismos valores. Esto es lo que le ha proporcionado fortaleza a sus campañas y comercio y le ha permitido distinguirse del resto.

En el 2000 Anita publicó su autobiografía “Business as Unusual: el viaje de Anita Roddick” y en el 2001 publicó “Take it Personally”, una serie de ensayos provocadores que desafían los mitos de la globalización y el poder de la Organización Mundial de Comercio, nunca tuvo pelos en la lengua y siempre criticó la avaricia y la falta de escrúpulos a los que contrapuso responsabilidad social, comercio justo, derechos humanos, defensa de la naturaleza, inversión ética y ética publicitaria.

Anita inició su propia compañía de comunicaciones, lanzó su propia página web www.AnitaRoddick.com en 2001 y un portal en internet www.TakeItPersonally.org en 2004. Estaba maravillada por el potencial de la web para unir personas con ideas comunes y moverlas hacia acciones de masas.

El 27 de Marzo de 2006 The Body Shop cumplió 30 años, con 2,000 tiendas y 77 millones de clientes, y ese mismo año, The Body Shop pasó a formar parte del Grupo L’Oréal y del London Stock Exchange, obteniendo por la venta casi mil millones de euros. La compañía sigue manteniendo su identidad única y sus valores, además de continuar con su sede central en el Reino Unido. The Body Shop opera de una forma independiente dentro del Grupo L’Oréal y está dirigida por el actual grupo de dirección de The Body Shop informando directamente al Presidente de la junta directiva de L’Oréal, afortunadamente siguen trabajando con la filosofía de Anita, la navidad del 2013, con $300,000 dólares obtenidos de las ventas por regalos de la época, se construyeron 5 escuelas en las comunidades de “Trade, not Aid” en Honduras, que es donde les compran las esponjas o estropajos de baño.

Anita Roddick recibió muchos reconocimientos por su labor tanto empresarial como humanitaria.

En el año 2007, lamentablemente murió Anita Roddick de hepatitis C contraída por una transfusión de sangre 35 años antes, durante el nacimiento de su segunda hija.

Anita Roddick, una mujer que alcanzó el éxito creando casi de la nada una gran empresa, defendiendo el comercio justo y luchando por la liberación económica de los pueblos más desfavorecidos, siendo una destacada ecologista y defensora de los derechos humanos, nos deja un gran legado: “se puede lograr el éxito combinando la ética con los negocios”, haciendo de ello su filosofía de vida.

Cualquier empresario lo suele tener muy claro, en su horizonte hay una única palabra que guía su acción: beneficio. Anita Roddick fue una empresaria diferente porque a esa palabra anteponía otras dos: gente y planeta. Es decir que los beneficios son bienvenidos cuando la gente y el planeta también salen beneficiados. Otro mundo sería si hubiera muchas Anitas Roddick.

Anita Roddick





viernes, 16 de junio de 2017

¿Cuándo vas a tener éxito?... / When are you going to succeed?...

“Cuando desees tener éxito tanto como deseas respirar, entonces tendrás éxito.”

“When you want to succeed as bad as you want to breathe, then you’ll be successful.”


Eric D. Thomas (nacido en 1970) es un orador motivacional estadounidense, autor y ministro. Los discursos de Thomas han sido ampliamente vistos y son populares en YouTube.

Eric D. Thomas (born 1970) is an American motivational speaker, author and minister. Speeches by Thomas have been widely viewed and are popular on YouTube.

jueves, 15 de junio de 2017

Tener éxito es ser realmente felices… / Succeed is to be really happy…

“El origen de la alegría es el agradecimiento… No es la felicidad la que nos hace agradecidos. Es el agradecimiento lo que nos hace felices…

Si eres agradecido, actúas con un sentido de suficiencia y no con una sensación de escasez, y estás dispuesto a compartir.”

“The root of joy is gratefulness...It is not joy that makes us grateful; it is gratitude that makes us joyful…

The grateful act out of a sense of enough, not scarcity, so they are willing to share.”


El hermano DavidSteindl-Rast, O.S.B. (Orden de San Benito) nació en Viena, Austria, en 1926. Estudió artes, antropología y psicología, recibiendo un doctorado de la Universidad de Viena. Desde 1953 es monje.

David Steindl-Rast OSB (born July 12, 1926) is a Catholic Benedictine monk, notable for his active participation in interfaith dialogue and his work on the interaction between spirituality and science.

miércoles, 14 de junio de 2017

Para tener éxito con los demás… / To succeed with others…


Habla de tal manera que a los demás les encante escucharte. Escucha tal manera que a los demás les encante hablarte.”

“Speak in such a way that others love to listen to you. Listen in such a way that others love to speak to you.”

Anónimo

martes, 13 de junio de 2017

El éxito depende de ti… / Success it's up you…

“El primer paso para llegar a alguna parte es decidir que no vas a quedarte donde estás.”

“The first step towards getting somewhere is to decide that you are not going to stay where you are.”


John Pierpont Morgan (17 de abril de 1837 - 31 de marzo de 1913) fue un empresario, banquero y coleccionista de arte estadounidense que dominó las finanzas corporativas y la consolidación industrial de su época.

John Pierpont Morgan (April 17, 1837 – March 31, 1913) was an American financier and banker who dominated corporate finance and industrial consolidation in late 19th and early 20th Century United States.

lunes, 12 de junio de 2017

La única manera de vencer al miedo es enfrentarlo… / The only way to conquer fear is to face it...

“El miedo se conquista por la acción. Cuando enfrentamos nuestros miedos, los vencemos. Cuando lidiamos con nuestros problemas, pierden su control sobre nosotros. Cuando nos atrevemos a encarar las cosas que nos asustan, abrimos la puerta a la libertad.”

“Fear is conquered by action. When we challenge our fears, we defeat them. When we grapple with our difficulties, they lose their hold upon us. When we dare to face the things which scare us, we open the door to freedom.”

Wynn Davis

Wynn Davis es el autor de la compilación The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

Wynn Davis is the author of the compilation The Best of Success: A Treasury of Success Ideas.

domingo, 11 de junio de 2017

200 pies a la vez... / 200 Feet At A Time...

Tenemos una historia que contarte…
We have a story to tell...
(Please read this story below the Spanish version)

200 pies a la vez

Tengo el gran placer de trabajar con jóvenes. Están tan llenos de promesas y de un gran potencial al estar frente al umbral de su vida adulta.

A veces, sin embargo, veo la lucha de los jóvenes con la creencia de que antes de lanzarse a realizar su sueño primero deben conocer el plan preciso a seguir y el resultado exacto a lograr.

Parte del trabajo que hago es ayudar a una persona a entender que el no saber está bien; no es ni siquiera necesario. Y les ayudo a darse cuenta de que su don particular está siempre ahí con ellos, a pesar de que podrían tener un poco de dificultad para reconocerlo. Porque a veces parece muy diferente de lo que esperábamos.

Ese fue precisamente mi caso…

“¡Tú! ¡Una modelo!... ¿Estás bromeando, verdad?”

Como si fuera ayer, todavía puedo recordar la mirada atónita en su rostro mientras yo me armaba de valor y compartía mi sueño a una amiga cercana de la secundaria.

Pero yo no estaba bromeando. No sólo me convertiría en modelo, tenía toda la intención de convertirme en la próxima top model del mundo (aunque decidí que ese momento probablemente no era el mejor para compartir este detalle en particular con mi amiga).

Para ser justa con ella, yo diría que a la mayoría de la gente le habría sido difícil  compartir mi visión. Yo estaba muy por abajo para los estándares de cualquiera, de ser digamos al menos “glamorosa”.

En realidad, yo estaba muy lejos de ser lo glamorosa que cualquiera podría imaginar. Sí, yo era más alta que todos los que conocía, incluso que los chicos de mi escuela. Pero también estaba muy delgada, pecosa, con el pelo muy rizado y usaba frenos en mi boca. Ah, y ¿les he mencionado torpe y terriblemente tímida?

No importa. Yo sabía que lo iba a “lograr”,  era sólo cuestión de tiempo. Cómo lo iba a hacer era algo completamente distinto. La verdad era que no tenía idea de cómo iba a pasar de mi escuela en una pequeña ciudad, a las portadas de las revistas de moda más importantes del mundo.

Pero ahí radica el verdadero poder de perseguir un sueño. Se inicia con la visión de tu destino de manera clara y poniéndote en marcha hacia él, aunque no puedas decir con certeza cómo lo vas a alcanzar.

El motivador Bob Proctor ha comparado esto a cuando conduces un coche en una noche oscura y estoy de acuerdo con él. Todo lo que se puede ver son 200 pies (60.9 metros) adelante con la iluminación de los faros, pero eso es suficiente para avanzar los siguientes 200 pies, y así sucesivamente hasta llegar a tu destino.

A veces puede pasar que el camino se abre en dos y descubres que tu destino cambia como resultado de esto, y eso está bien también. De hecho, si mi nombre no es muy conocido hoy en día, eso es porque mi propio destino cambió a lo largo del camino.

No me malinterpreten, yo esperaba ser la próxima supermodelo mundial, e hice todo lo que sabía para llegar ahí. Pero pronto me di cuenta de un hecho fundamental, no soy particularmente fotogénica. Y cuando se trata de supermodelos, ser muy fotogénica es seguramente "el punto de partida".

La “luz de mis faros” me había hecho consciente de que no iba a ser la chica en la portada de revistas internacionales. Esto fue un golpe duro tanto para mi ego como para mis planes. Pero como ya había iniciado el 'camino', estaba a punto de descubrir algo acerca de mí misma de lo que no me había dado cuenta antes.

El "camino que se abrió en dos” se me presentó un poco más tarde en San Francisco, donde yo estaba tratando de conseguir un trabajo como modelo, o de aparecer en algún  anuncio impreso. Yo habría sido feliz con aparecer en un volante para un servicio de lavado de autos de la ciudad, pero ningún cliente estaba interesado.

Entonces, un día Calvin Klein en persona llegó a la ciudad para hacer un desfile de modas de gala en el San Francisco Opera House. Trajo con él varias modelos de Nueva York, pero hizo un casting para seleccionar también algunas modelos locales.

Cualquier chica en San Francisco que se hacía llamar modelo estaba allí, incluyendo las más exitosas así como las modelos de los anuncios impresos como los que yo estaba tratando de conseguir.

Me acuerdo de mi entrevista con Calvin Klein. Estaba sonriente y amable. Él me pidió que caminara para él, y lo hice. Entonces, vi cómo su sonrisa se hizo más amplia ¡y me contrató enseguida!

Y entonces llegó la noche del show. Todo cambió para mí en esa pasarela. Me sentí totalmente natural, a gusto e inspirada. Podía sentir que había encontrado mi "verdadero lugar", podía decir “de aquí soy”.

Después la gente vino a los camerinos y me preguntó dónde había aprendido a caminar de esa manera. Yo les respondí: "¡No sé!" y era verdad. Yo no sabía ¡porque nunca lo había hecho antes!

Durante todo este tiempo yo había estado tratando con todas mis fuerzas de ser una modelo de portada cuando ya estaba claro para mí que la pasarela era mi don. Pero yo nunca lo hubiera sabido si no hubiera creído en mi sueño original y comenzado a moverme hacia él lo mejor que pudiera, “200 pies a la vez”.

Poco después me mudé a Europa, donde, a diferencia de San Francisco, el mercado del alta costura y la pasarela eran muy importantes. Fui primero a Milán y luego a París, donde todavía vivo hasta el día de hoy.

Finalmente me convertí en una modelo internacional de pasarela de alta costura, trabajando para los mejores diseñadores como Armani, Dior, Yves Saint Laurent, Versace, y muchos otros. He disfrutado de una fantástica carrera que abarca más de una década.

He viajado por más de 50 países y realizado shows frente a la realeza y jefes de estado. He conocido a la gente más interesante y fascinante del mundo, algunos ricos y famosos, algunos completamente desconocidos pero ricos de otras maneras.

Y obtuve la educación de toda una vida.

Nada de esto habría sucedido si yo hubiera seguido "aferrada" a una sola opción posible y hubiera continuado tratando de convertirme en una modelo internacional de portada a toda costa. Como Ken Keesey Jr. dice: "Molestarse por lo que no tenemos es perder lo que si tenemos."

Cada uno de nosotros tiene lo que yo llamo una "Dotación Personal"; esa combinación singular de nuestro ser único interior y exterior. Y a través de esa dotación vienen nuestros dones.

Descubrir cuáles son nuestros dones y luego expresarlos y compartirlos es para lo que estamos todos aquí. No hay "mejores" conjuntos de dones y talentos. Todos ellos son necesarios. Todos somos necesarios.
O como dicen los franceses, "Il faut de tout faire un vertido monde", que traducido significa: "Se requiere de todos para hacer el mundo".

El sueño que llevas dentro no está ahí por casualidad. Hay una razón por la que te está llamando.

Creo firmemente que si caminas por el sendero de tus sueños, dando siempre lo mejor, el Universo se va a intensificar y te presentará más de lo que esperas.

E incluso si cambia tu destino, como el mío, puedo prometerte esto: Definitivamente vas a tener más, a hacer más y sobre todo ser más, por haber hecho el viaje.

Kim Luret

Publicada originalmente en Internet en InsightOf The Day de Bob Proctor

Adaptación al Español: Graciela Sepúlveda y Andrés Bermea

Here the English version

200 Feet At A Time

I have the great pleasure of working with young people. They are so full of promise and potential as they stand at the threshold of their adult lives.

Sometimes, though, I'll see a young person struggle with the belief that before they set out for their dream they must first know the precise plan to follow and its exact outcome.

Part of the work I do is to help such a person understand that not knowing is OK; it's not even necessary. And I help them realize that their unique gift is always right there with them; though they might have a little trouble recognizing it. Because sometimes it looks very different than what they were expecting.

That was certainly the case for me...

“You! A model??... You're kidding, right?”

As if it was yesterday, I can still remember the stunned look on her face as I gathered up my courage and admitted my dream to a close high school friend.

But I wasn't kidding. Not only would I become a model, but I had every intention of becoming the world's next supermodel (though I decided that moment probably wasn't the best time to share this particular detail with my friend).

In fairness to her, I should say that most people would have been hard pressed to share my vision. I was by anyone's account less than, shall we say, "glamorous".

Actually I was about as far away from glamorous as one could get. Yes, I was taller than everyone I knew, including the boys in my school. But I was also rail thin, freckle-faced, with frizzy hair and braces. Oh, and did I mention awkward and painfully shy?

No matter. I knew I was going to 'make it'; it was only a question of time. How I would make it was something else entirely. The truth was, I had no idea how I would get from my small town school to the covers of the world's top fashion magazines.

But therein lies the true power of pursuing your dream. It begins with seeing your destination clearly and starting to move towards it, even if you can't say for sure how you will reach it.

Bob Proctor has compared this to driving in a car on a dark night and I agree. All you can ever see is 200 feet at a time by the glow of the headlights, but that's enough to advance you the next 200 feet, and so on all the way to your destination.

Sometimes you may take a fork in the road and discover that your destination changes as a result, and that's OK too. In fact if my name is not a household word today, that's because my own destination changed along the way.

Don't misunderstand-I fully expected to be the world's next supermodel and I did all I knew how towards that end. But early on I realized one crucial fact-I'm not particularly photogenic. And when it comes to supermodels, being very photogenic is pretty much 'Square One'.

The 'light of my headlights' had brought me to the awareness that I would not be an international cover girl. This was a blow to both my ego and my plans. But because I had begun the 'drive', I was about to discover something about myself I hadn't realized beforehand.

My 'fork in the road' presented itself to me a while later in San Francisco, where I was attempting to get a modeling job, or 'booking'-any booking-in print work. I would have been happy to appear in a flyer for the local car wash, but no client seemed to want me.

Then one day Calvin Klein himself came to town to put on a gala fashion show at the San Francisco Opera House. He brought with him several models from New York, but he was holding a casting to select a few local models as well.

Any girl in San Francisco who called herself a model was there, including the most successful and in demand print models I was trying so hard to emulate.

I remember my interview with Calvin Klein. He was smiling and gracious. He asked me to try something on and walk for him, and I did. Then, I watched as his smile grew wider and he booked me on the spot!

And then came the evening of the show. Everything changed for me on that runway. I felt totally natural, at ease and inspired there. I could sense that I had found my 'true place'.

Afterwards people came backstage and asked me where I'd learned to walk like that. I answered, "I don't know!" and it was true. I didn't know because I'd never done it before!

All this time I'd been trying with all my might to be a cover girl when it was now clear to me that runway was my gift. But I never would have known that had I not believed in my original dream and started moving towards it as best I could, '200 feet at a time'.

Soon afterwards I moved to Europe where, unlike San Francisco, 'high fashion' was the look and the runway market was very strong. I went first to Milan and then to Paris, where I still live today.

Ultimately I became an international high fashion runway model, working with top designers such as Armani, Dior, Yves Saint Laurent, Versace, and many others. I enjoyed a fantastic career spanning more than a decade.

I traveled to over 50 countries and have done shows before royalty and heads of state. I met some of the world's most interesting and fascinating people; some of them rich and famous, some completely unknown but rich in other ways.

And I got the education of a lifetime.
None of this would have happened if I had been 'stuck' on just one possible outcome and continued to try and become a top international cover girl at all costs. As Ken Keesey Jr. says “To be upset about what we don't have is to waste what we do have.”

Each of us has what I call a 'Unique Package'; that singular combination of our unique inner and outer selves. And through that package comes our gifts.

Discovering what our gifts are and then expressing and sharing them is what we're all here for. There are no 'better' sets of gifts and talents. They are all needed. We are all needed.

Or as the French say, "Il faut de tout pour faire un monde," which translated means, "It takes everyone to make a world."

The dream you have inside is not there by accident. There's a reason it's calling to you.

I firmly believe that if you'll step onto the path of your dream, always giving your best, the Universe will step up and meet you more than half way.

And even if your destination changes, as did mine, I can promise you this: You will definitely have more, do more and above all be more, for having made the journey.

Kim Luret


Published on Insight OfThe Day  from Bob Proctor